La gobernadora bonaerense y el presidente de la Nación estuvieron juntos una hora y media en la Casa Rosada, luego de la derrota electoral. El encuentro comenzó a dar las primeras visiones de cara al futuro, cuando Juntos por el Cambio comience a ser oposición.

Mauricio Macri y María Eugenia Vidal estuvieron a solas por primera vez desde la derrota electoral del domingo 27, en donde los comicios quedaron para Alberto Fernández y Axel Kicillof.

Ambos mandatarios charlaron acerca del rumbo de la transición electoral hacia el 10 de diciembre, en donde deberán abandonar el poder definitivamente. Pero, claro, la reunión de Macri y de Vidal también apostó a trazar las primeras líneas de cara al futuro.

Según estimó Télam, el encuentro en la Casa Rosada duró una hora y media y no estuvo anunciado en la agenda de ambos dirigentes. La gobernadora bonaerense venía de participar de una reunión del Foro de Intendentes de Cambiemos que se realizó en Gonnet y anteriormente de haber entablado el primer cara a cara con Axel Kicillof, ya como gobernador electo.

Allí, la apuesta fue similar: intentar “fortalecer” el bloque, que en unos meses comenzará a ser opositor. “A partir del domingo hay un espacio donde ya no hay una gobernadora que nos represente a todos”, expresó el intendente de Vicente López, Jorge Macri, al respecto.

La Gobernadora y el Presidente se habían visto el lunes pasado, también en Casa Rosada, en lo que fue la última reunión de la Mesa de Acción Política, en la que también participaran otros referentes del oficialismo como la diputada nacional Elisa Carrió, quien anunció luego de ese encuentro su “retiro” de la política.