Firmó un acuerdo para la instalación de instalación y puesta en funcionamiento de una planta de fabricación de celdas y baterías de litio de la Argentina.

La Universidad Nacional de La Plata integrará un convenio con  Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y la empresa YPF-Tecnología (Y-TEC), para poner en funcionamiento la fábrica y, además, promover el desarrollo y utilización de energías limpias en la región.

Será ubicado en en el predio del Polo Científico-Tecnológico que la UNLP construye en la zona del Bosque Este de la ciudad.

Se trata de una apuesta estratégica a la protección del medioambiente a través de la investigación, desarrollo y producción de fuentes de energías limpias.

Con la participación del presidente de la casa de estudios platense, Fernando Tauber, esta mañana se rubricó el Memorándum de Entendimiento que reunió a funcionarios de primera línea como los ministros nacionales de Ciencia, Tecnología e Innovación y de Defensa,  Roberto SalvarezzaAgustín Rossi, respectivamente; el ministro de la Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la provincia de Buenos Aires,  Augusto Costa; el presidente del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITEDEF), Pablo Bolcatto; la titular del CONICET, Ana María Franchi; el presidente de la Comisión de Investigaciones Científicas bonaerense (CIC), Carlos María Naón; y el titular de Y-TEC, Eduardo Dvorkin.

Considerado por los especialistas como el “oro blanco” o el “oro del siglo XXI”, el litio aparece hoy como una esperanzadora alternativa para almacenar energía de fuentes renovables y reemplazar a los combustibles fósiles, y alimenta los sueños de prosperidad de un puñado de países en cuyos territorios se asientan las mayores reservas mundiales de este mineral. Nuestro país es uno de ellos.

Sumergido bajo los inmensos salares del norte, el litio puede ser utilizado para el desarrollo de baterías para dispositivos móviles como celulares, tablets y laptops. Es además un mineral clave en la fabricación de sistemas de almacenamiento de energía más eficientes, limpias y ligeras, y hasta dio lugar a la aparición de vehículos híbridos y eléctricos.

Según surge del acuerdo, los esfuerzos de las partes intervinientes en el convenio estarán enfocados para que en septiembre de 2022 pueda comenzar el régimen de producción de este colosal proyecto, que contempla el diseño, la instalación, configuración y puesta en funcionamiento de la nueva planta.

La planta de fabricación de celdas y baterías de ion litio, denominada en forma abreviada “UniLiB” (Unidad de producción de celdas y baterías de ion litio) estará emplazada en el Centro de Innovación y Transferencia Tecnológica, ubicado en diagonal 113 entre 64 y 66, un predio que reúne viejos galpones de la ex Obras Sanitarias, y que la UNLP viene remodelando para concentrar distintas iniciativas tecnológicas y de producción.

El emplazamiento de la planta aportará el eslabón faltante en la cadena de valor del litio: incorpora la producción nacional de celdas con una tecnología propia para la posterior confección de las baterías.

Los especialistas trabajan en el diseño de “planta abierta”, que además de ofrecer el perfil de una unidad de producción con un alto control de calidad y procedimientos de validación propios, permita la formación regular de recursos humanos, profesionales y no profesionales, articulando mecanismos con las instituciones académicas y científicas participantes, para contribuir a la formación técnica y profesional de recursos orientados a la producción de bienes tecnológicos.

La planta contribuirá a formar operarios con experiencia, permitiendo a su vez que este esquema de producción sea replicado en futuras experiencias. Se estima que una veintena de trabajadores serán necesarios para operar un sólo turno de la planta. El universo de personal abarca desde técnicos en áreas de la química y la mecánica hasta profesionales de la ingeniería química, mecánica, mecatrónica o actividades afines.

 

Fuente: Investiga UNLP.