Ese ensayo hecho en nuestro país indicó que quienes tuvieron Covid-19 generaron diez veces más anticuerpos neutralizantes después de la primera dosis que aquellas que recibieron el esquema completo.

Las personas que tuvieron Covid-19 generaron diez veces más anticuerpos neutralizantes después de la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus Sputnik V que aquellas que recibieron el esquema completo, confirmó un estudio realizado por el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires e investigadores del Conicet, publicado recientemente en la revista internacional “Cell Reports Medicine”.

El trabajo arrojó también que el 94% de las personas que recibieron la primera dosis y que no habían tenido previamente el virus generaron una fuerte respuesta de anticuerpos IgG y la cifra se elevó al 100% tras completar el esquema de dos dosis.

Los autores del trabajo, liderados por Andrea Gamarnik, jefa del Laboratorio de Virología Molecular de la Fundación Instituto Leloir (FIL) e investigadora superior del Conicet, también comprobaron que en esos pacientes con antecedentes de Covid-19, la segunda dosis “no produce beneficios adicionales en términos de la respuesta de anticuerpos”.

Se trata del primer estudio sobre la respuesta inmune inducida por esa vacuna hecho fuera de Rusia y publicado en una revista tras su revisión por pares.

El trabajo evaluó las respuestas de anticuerpos y la capacidad de neutralización viral en 289 trabajadores de la salud que recibieron una y dos dosis de Sputnik V, de los cuales 62 habían tenido previamente Covid-19.

A los voluntarios se les tomó muestras de sangre antes de la vacunación (nivel basal); a los 21 días de la primera dosis; y a los 21 días de la segunda dosis.