Tras la incorrecta decisión de la Municipalidad de La Plata de dejar sin trabajo a los empleados que prestan servicios en el call center de la Comuna, el Tribunal Nº 5 de La Plata le ordenó a Julio Garro que reincorpore a los 47 cesanteados a comienzos de la pandemia. Este viernes vence el plazo y todavía no tienen respuestas.

Todo comenzó el 20 de marzo pasado, cuando el presidente Alberto Fernández anunciaba el aislamiento social obligatorio debido a la pandemia de coronavirus. Ese día, en la Municipalidad de La Plata se les impidió el ingreso a 47 empleados del Servicio de Atención Telefónica Línea 147, que atiende el reclamo de los vecinos de la capital provincial. Los trabajadores habían sido despedidos por la gestión comunal, bajo el argumento de un supuesto “boicot” de estos operadores.

En diálogo con este medio, el subsecretario del gremio de Sindicato de Obreros y Empleados Municipales, Ariel Picotto, sostiene que “desconocen los motivos”, pese a la acusación del municipio y creen que es “un tema político”, ya que no es la primera vez que sucede.

A partir de esto, comenzó un largo proceso de protesta, que fue muy dificultoso por la cuarentena, para intentar lograr la reincorporación de los empleados.

Pese al dictado de la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, no hubo reinstalación, por lo cual el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de La Plata (SOEMLP) presentó un recurso de amparo. Esta semana, un tribunal platense le dio la razón al gremio, y ordenó al intendente comunal Julio Garro que reincorpore a los despedidos. El fallo le dio dos días al jefe comunal para que cumpla la medida. Los municipales festejaron la decisión, pero advirtieron que la gestión no dio señales de acatar estos mandatas. “Se exponen a millonarias multas”, afirmaron los voceros sindicales.

El Tribunal del Trabajo N° 5 de La Plata falló a favor de los 47 despedidos, ante el amparo presentado por el SOEMLP. Ante esto, los jueces decidieron ordenar a la Municipalidad de La Plata “la reincorporación de la totalidad de los trabajadores cesanteados del programa 147 y que diera motivo al conflicto, bajo apercibimiento de aplicar astreintes al Municipio y al propio intendente Julio Garro en persona”. Además, el fallo ordena a la comuna “el pago de la totalidad de los salarios caídos desde la cesantía dispuesta hasta el día de la fecha, ello bajo apercibimiento de aplicar las más altas astreintes al Municipio empleador y al intendente Julio Garro en persona”.

La medida judicial además llamó a las partes a fijar “una audiencia en el ámbito que se disponga, a fin que el Municipio empleador se avenga a negociar la solución del conflicto con este sindicato, bajo apercibimiento de las más severas multas”. La sentenciase basó en “las normas legales que protegen la actividad laboral entre ellas la ley provincial 14.656 de Relaciones Laborales y Negociación Colectiva, que rige la actividad de los trabajadores municipales de la provincia de Buenos Aires”.

Luego de los despidos, el gremio local junto a la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FeSiMuBo) realizaron un reclamo ante el Ministerio de Trabajo bonaerense, mediante un expediente abierto a los pocos días de que se produzcan los despidos.

“Vaciaron la oficina”, expresó Picotto.

El plazo judicial vence en la jornada de hoy, por lo que la espera se agotó. En este sentido, informaron que luego de la medida no hubo ninguna comunicación oficial.

No es la primera vez que Julio Garro despide a empleados. Desde que asumió su cargo hubo muchos conflictos con el gremio comunal y con otros sindicatos, con quien tiene desde siempre una relación tensa. Ya en 2016 hubo serios disturbios luego que el jefe comunal no renovara contratos masivos del personal de la Municipalidad. Luego de una protesta en enero de ese año, la policía atacó con balas de gomas a los empleados municipales. Además, en 2019 el intendente fue denunciado por la cesantía de 147 cooperativistas y 10 coordinadores municipales.

“Esperemos que esto no haya sido una represalia política en contra de los trabajadores”, sostuvo el subsecretario de SOEMLP.