Así lo manifestó Juan Ignacio Bonfiglio, investigador del observatorio de la deuda social Argentina de la UCA luego del informe del INDEC

Juan Ignacio Bonfiglio, investigador del observatorio de la deuda social Argentina de la UCA, se refirió a los índices de pobreza dados a conocer en el, informe del INDEC. En AIRE BONAERENSE dijo que “hay que tener en cuenta dos factores: en Argentina tenemos un problema estructural de pobreza que viene de décadas, y a esto se le suma la pandemia”.

En ese sentido dijo que el país “hace décadas viene con niveles altos de pobreza” y que cada vez que se superó una crisis, “cuando se dan recuperaciones, los niveles no llegan a niveles anteriores de normalidad”, por lo que es “una situación seria”.

Además, resaltó que el 40% dado a conocer en el informe “es un promedio del primer semestre cuando en realidad tenemos un segundo semestre que es peor que el primero” y que “podríamos tener 47%”.

“Venimos de una situación difícil y la pandemia generó condiciones que agravaron la situación”, dijo Bonfiglio al tiempo que destacó que “el factor que opera más fuertemente es la pérdida de empleo en este contexto”.

Luego, expresó que “en la medida que haya una recuperación de actividades económicas podemos pensar que haya una recuperación”, sin embargo señaló que “es difícil esperar que en el corto plazo haya un cambio importante”.

En cuanto al informe, indicó que “estamos hablando de pobreza por ingresos, es decir, que es pobre la población que vive en hogares que tiene ingresos por debajo de un umbral que es de $43.000”, y que “menos de ese monto para una familia tipo se es pobre”.

Finalmente, remarcó que “esto no empieza con la pandemia, tiene que ver con un problema estructural de varios años” y concluyó que “tenemos un problema sin resolver desde hace muchísimo tiempo y tenemos que empezar a pensar en una estrategia para resolverlo”.