Así lo manifestó Osvaldo Bassano, titular de la Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (ADDUC). “No hay que tener miedo en sancionar, ellos forman los precios porque quieren que los mercados se muevan. Terminemos con estos abusos”, sostuvo.

La compra de alimentos por parte del Ministerio de Desarrollo Social con valores muy superiores a los precios de referencia de varios productos desató la polémica, y las primeras consecuencias judiciales tardaron apenas horas en llegar.

A través de la Disposición 48/2020, se aprobó un procedimiento complementario para agilizar la implementación práctica de los procedimientos de selección para la contratación de bienes y servicios en el marco de la emergencia, entre cuyos cambios centrales el Decreto 287/2020 autoriza la contratación directa de bienes, servicios o equipamiento necesarios. La cartera de Daniel Arroyo gastó $ 574 millones en aceite, arroz, azúcar, fideos y lentejas.

Osvaldo Bassano, titular de la Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores, en diálogo conAIRE BONAERENSE sostuvo que “son errores que se produjeron por apresurarnos en comprar alimentos ante la emergencia. Pero el presidente ya lo retrotrajo”.

“Son estafadores que están desafiando al Estado y a los consumidores. Estos grupos concentrados han acrecentado mucho más la producción de alimentos, están jugando con la especulación y demostrando al Gobierno y a la población que puede aumentar cuanto se les antoje”, explicó.

Y agregó que, en años anteriores, “el Gobierno han dejado que manejen la economía como ellos quisieron y también manejaron nuestras vidas”.

Pero en este momento, “estamos frente a una emergencia, decretada por un DNU ante la emergencia” y por ese motivo, aseguró que “los dueños de hipermercados, distribuidores y mayoristas están violando la emergencia”.

“Debemos hacer cumplir la reglas y las normas y el Estado está actuando. No hay que tener miedo en sancionar, ellos forman los precios porque quieren que los mercados se muevan. Terminemos con estos abusos”, concluyó.

MARCHA ATRÁS

El presidente Alberto Fernández anunció ayer que “no se va a pagar” la compra de alimentos que hizo el Ministerio de Desarrollo Social a precios superiores a los de referencia, y advirtió que si existió un “acto de corrupción” será el primero en “perseguirlo”.

“Le pedí al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, cosa que ya hizo y mañana (por hoy) estará publicado, que ninguna compra se pueda hacer sin respetar los precios máximos que el estado fija”, resaltó Fernández.

Al respecto, detalló que la compra por casi 400 millones de pesos que ayer desató la polémica aún no se pagó y no se hará por ese monto que superaba los precios de referencia.

“No se va a pagar, y si alguno quiso hacer lo que no debía hacer, que se haga cargo”, señaló Fernández, y completó: “Esto no va a pasar, yo no voy a permitir que se pague lo que no se tiene que pagar”.

El jefe de Estado aseguró que cree “en la honestidad” del ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, pero destacó que si en la compra de alimentos hubo algún “acto de corrupción”, será el primero en perseguirlo.

“Yo creo en la honestidad de Daniel Arroyo, que igual dispuso abrir una investigación en el Ministerio para ver qué pasó”, detalló Fernández.

En declaraciones al canal Todo Noticias (TN), el mandatario nacional sostuvo: “Si hubo un acto de corrupción, el primero que va a perseguir al corrupto es el Presidente. No tengo ninguna intención de apañar”.

En tanto, el Presidente afirmó que le “preocupó que las empresas se plantaron y no quisieron bajar los precios”.

“Esto habla de la carterización de ciertos sectores, que ni siquiera en momentos como los que vivimos” bajan sus precios, se quejó.

Y agregó: “Yo me sentí muy mal. No puede ser que alguien se le plante al Estado y le dice “No te vendo si no me pagás lo que yo quiero'”.