La investigadora del CONICET y especialista en vacunas Daniela Hozbor expuso las diversas alternativas que se estudian para paliar la crisis de faltantes

La investigadora del CONICET y especialista en vacunas, Daniela Hozbor dialogó con “Aire Bonaerense” emitido por radio “Classique”, sobre las diversas alternativas que existen para lograr completar el esquema de dosis recomendadas y así llegar a la inmunidad de rebaño. En este sentido, destacó la situación de faltantes de segundas dosis de Sputnik V y los diversos estudios que se realizan para combatir esta problemática.

En cuanto a la problemática de los faltantes de las segundas dosis de Sputnik V Hozbor dijo que “según han difundido, el segundo componente tiene un menor rendimiento. Esto complica un poco tener este número tan grande de dosis que se necesita porque no es solamente para Argentina sino también para otros países entonces es algo más complejo”.

Al respecto aclaró que el bajo rendimiento se debe a que, “la vacuna es vectorial por lo que tiene un adenovirus que no se replica en nosotros. Es un virus que lleva un pedacito de SARCOV-2 pero no se reproduce en nosotros. En cuanto al segundo componente, la cantidad de partículas virales que tiene no es de tan buen rendimiento por lo que el número de dosis que se producen son importantes, pero no alcanzan en este momento para los países que la están usando, volviéndose más complejo”.

Por otro lado, la investigadora se refirió a los estudios que se están realizando en pos de comprobar si la combinación de vacunas puede o no ser efectivo para completar correctamente el esquema de dos dosis de vacunas, por lo que señaló que “hay antecedentes en la academia que hacer la combinación está bien, si no que puede ser mejor. Trabajar con dos vacunas distintas, como el esquema de Gamaleya, es algo positivo desde el punto de vista inmunológico. Esto y lo que se está haciendo en el mundo es trabajar con la combinación de vacunas como una estrategia más. Y mientras llega el componente dos, tener evidencias del esquema combinando otras vacunas que tenemos nosotros acá en la Argentina, Sinopharm, AstraZeneca y Moderna”.

“La duración de nuestra inmunidad no depende solamente de nuestro sistema inmunológico. También depende de cómo evolucione el virus. Mientras haya contagio va a evolucionar, va a tener su diversidad y puede generarse una variante que la vacuna no cubra o no cubra tan bien. Las nuevas variantes como la Delta, afectan la funcionalidad, pero las vacunas están mostrando que funcionan y siguen cumpliendo los requisitos que se pedían para autorizarlas. Sin embargo, la enfermedad y los contagios siguen y puede aparecer otra variante. En este sentido, la variación de la inmunidad no solo depende de la respuesta inmunológica en nosotros, sino