El ministro de Relaciones Exteriores Santiago Cafiero declaró que “contempla las distintas necesidades de los países miembros” 

El canciller Santiago Cafiero y su par de Brasil, Carlos França, informaron los “consensos necesarios” para realizar la revisión del Arancel Externo Común que dirige el Mercosur, después de una reunión que mantuvieron en el Palacio de Itamaraty, de acuerdo a un comunicado conjunto difundido por las cancillerías de ambos países.

La reducción de las tarifas de importación de productos fuera del Mercosur “contempla las distintas necesidades de los países miembros“, según expuso el comunicado conjunto, en el que también se señaló que la propuesta deberá ser presentada a los otros socios, Paraguay y Uruguay.

Cafiero apoyó el “robustecimiento” del Mercosur y resaltó que la adecuación arancelaria en el bloque acordada con Brasil conservará al sector productivo más sensible, como el automotriz, el textil y el calzado.

Se han podido contemplar los intereses productivos de cada uno de los países”, declaró Cafiero luego de reunirse con França en la visita que efectuada junto al ministro de Desarrollo Productivo, Martin Kulfas, y el embajador argentino en Brasilia, Daniel Scioli.

El canciller de Brasil, Carlos França, aseguró que es un “gran entusiasta” de obtener un convenio con Argentina para comprar gas del yacimiento de Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén, destinado a los consumidores brasileños. “Para Brasil, Argentina es una prioridad absoluta“, afirmó França en conversación con la prensa luego de reunirse en Brasilia con el canciller argentino.

El comunicado conjunto publicado por ambas cancillerías asevera que “los Ministros lograron los consensos necesarios para definir juntamente con los demás socios del Mercosur los alcances y características de la revisión del Arancel Externo Común“.

En relación a ello, manifestaron que se trata de “un paso importante hacia el aumento de la competitividad de los Estados Partes y hacia el fortalecimiento de los procesos productivos regionales“, que “impulsen una inserción beneficiosa de la producción del Mercosur en las cadenas globales de valor“.

Asimismo, acordaron trabajar con Paraguay y Uruguay para la “pronta aprobación de una Decisión del Consejo del Mercado Común” que permita “reducir en un 10% las alícuotas de la mayor parte del universo arancelario, resguardando las excepciones que ya existen dentro del bloque“.

Los cancilleres destacaron que la comprensión  conseguido “contempla las distintas necesidades” de los países miembros, revelando la capacidad del Mercosur para “avanzar con vocación constructiva hacia la actualización y adaptación de su estructura arancelaria a las condiciones actuales del comercio regional y mundial en forma equilibrada respecto de las capacidades productivas del bloque“.

Además, en el marco de la crisis hídrica que afecta a la Cuenca del Paraná, los ministros “valoraron la cooperación entre ambos países para mitigar sus efectos en la navegación, en el uso del agua para consumo humano, la generación hidroeléctrica y el medio ambiente“.

El comunicado detalla que ambos manifestaron “su satisfacción por la cooperación en el área energética, que incluye las exportaciones de electricidad de origen termoeléctrico por parte de la Argentina” y “el consiguiente ahorro de agua en los embalses de las centrales hidroeléctricas brasileñas, en beneficio mutuo de ambas poblaciones“.

El comunicado declara que “Coincidieron también en profundizar las discusiones sobre la venta de gas por parte de Argentina en el mercado brasileño“, sostuvo que acordaron convocar “a la mayor brevedad posible“, la próxima reunión de la Comisión Técnica Mixta a cargo del proyecto hidroeléctrico binacional de Garabí, en el tramo compartido del río Uruguay.

Por otro lado, saludaron “el excelente nivel de la cooperación nuclear bilateral” y en particular “celebraron el papel ejemplar de la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares (ABACC), que cumplió 30 años el 18 de julio de 2021 y que representa un hito en la construcción de un camino común de transparencia y de cooperación en ese campo“.

En el área de infraestructura, acordaron retomar el diálogo acerca de los nuevos puentes sobre el río Uruguay, incluido el proyecto de cruce vial entre Porto Xavier y San Javier. En ese contexto, resolvieron instruir a sus cancillerías a coordinar los trabajos para acordar un régimen de gestión del Puente Internacional Santo Tomé-Sao Borja y su Centro Unificado de Frontera, luego del fin de su actual concesión.

Por último, coincidieron, en la relevancia de dar un impulso firme a la finalización de un corredor vial bioceánico que conectará los océanos Atlántico y Pacífico, atravesando Brasil, Argentina, Paraguay y Chile.