El conflicto por las tomas de tierras exhibió diferencias profundas en el oficialismo y un desorden en el mensaje oficial que el Gobierno intentó emprolijar durante toda la semana.

La controversia se inició cuando la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, manifestó en declaraciones radiales que las usurpaciones “no son un problema de seguridad”. Referentes del oficialismo con posturas más punitivistas, como el titular de la cámara de Diputados, Sergio Massa, y el ministro de seguridad bonaerense, Sergio Berni, salieron a responder que se trata de un “delito” y reclamaron que el Estado desaloje.

Frederic -que esta semana tiene una agenda intensa de anuncios- el martes estuvo reunida largamente con Santiago Cafiero para encauzar el enfoque que tendrá el Gobierno frente al tema. La decisión fue respaldar a la ministra pero reformular el discurso: calificar a las usurpaciones como “ilegales” y contemplar al mismo tiempo una mirada social de la problemática.

“Las tomas son un tema de seguridad, pero no únicamente. También es social. El Estado tiene que garantizar el derecho a la propiedad. Eso no implica desconocer que la toma puede ser producto de un déficit habitacional”, deslizó un funcionario de trato diario con el Presidente a LA NACION al inicio de la semana.

Ayer, en una entrevista con TN, Alberto Fernández dijo: “La ocupación no es algo legalmente permitido. Nadie está contento de poner una carpa en el medio del campo para pasar la noche. Hay que ver un poco más allá ver como atendemos el problema habitacional. Hay que dar una respuesta pero la toma no puede ser la solución”.

El Gobierno optó por darle visibilidad a Frederic, que hoy brindó una conferencia de prensa por un megaoperativo contra una organización criminal dedicada al robo de petróleo a YPF. En ese contexto, manifestó: “Las tomas son ilegales, la ley las prohibe. La Justicia es la que interviene y nosotros estamos a disposición de la Justicia para hacer lo que ordene en cada caso, puede ser custodia o desalojo”. Y agregó: “Nos preocupa la usurpación porque son ilegales. Algunas de esas personas, no todas, sufren de necesidades. La toma no es la forma de resolver el problema. Tenemos un Ministerio de Vivienda y Hábitat que trabaja para que estas situaciones se puedan prevenir”.

Hoy, en la agenda oficial figuró una reunión entre Frederic y la ministra de Vivienda y Hábitat, María Eugenia Bielsa, que fue suspendida. Mañana se espera que la ministra de Seguridad participe del mega anuncio que hará el Presidente para asistir a los intendentes del conurbano en la lucha contra el delito.

 

 

El problema de las tomas de tierras abrió un frente de tormenta inesperado en la agenda del Gobierno. Hoy intendentes del conurbano -todos de distritos gobernados por el PJ- le llevarán el reclamo al gobernador Axel Kicillof para coordinar acciones para poner límite a las usurpaciones que se multiplicaron en distintos partidos del Gran Buenos Aires.

“El Estado debe ser firme para poner un límite a quienes hacen de las desigualdades un negocio”, dijeron los intendentes en un comunicado conjunto.

Sabina Frederic se alineó con la postura de Alberto Fernández: "Las tomas de tierras son ilegales"
Sabina Frederic se alineó con la postura de Alberto Fernández: “Las tomas de tierras son ilegales” Fuente: LA NACION – Crédito: Daniel Jayo
(896)
3 de septiembre de 2020  • 12:26

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic reformuló su mensaje sobre las tomas de tierras, un tema que suscitó una fisura conceptual dentro del Frente de Todos. La funcionaria dijo hoy que las usurpaciones “son ilegales”, que “no es el modo de resolver el conflicto”, al tiempo que se mostró alineada con el discurso que brindó ayer presidente Alberto Fernández. Agregó que el gobierno nacional debe cumplir lo que la Justicia ordene ante cada ocupación y dijo que, en muchos casos, se trata de una “necesidad” que requiere una respuesta habitacional del Estado.

El conflicto por las tomas de tierras exhibió diferencias profundas en el oficialismo y un desorden en el mensaje oficial que el Gobierno intentó emprolijar durante toda la semana. La controversia se inició cuando la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, manifestó en declaraciones radiales que las usurpaciones “no son un problema de seguridad”. Referentes del oficialismo con posturas más punitivistas, como el titular de la cámara de Diputados, Sergio Massa, y el ministro de seguridad bonaerense, Sergio Berni, salieron a responder que se trata de un “delito” y reclamaron que el Estado desaloje.

Frederic -que esta semana tiene una agenda intensa de anuncios- el martes estuvo reunida largamente con Santiago Cafiero para encauzar el enfoque que tendrá el Gobierno frente al tema. La decisión fue respaldar a la ministra pero reformular el discurso: calificar a las usurpaciones como “ilegales” y contemplar al mismo tiempo una mirada social de la problemática.

“Las tomas son un tema de seguridad, pero no únicamente. También es social. El Estado tiene que garantizar el derecho a la propiedad. Eso no implica desconocer que la toma puede ser producto de un déficit habitacional”, deslizó un funcionario de trato diario con el Presidente a LA NACION al inicio de la semana.

Ayer, en una entrevista con TN, Alberto Fernández dijo: “La ocupación no es algo legalmente permitido. Nadie está contento de poner una carpa en el medio del campo para pasar la noche. Hay que ver un poco más allá ver como atendemos el problema habitacional. Hay que dar una respuesta pero la toma no puede ser la solución”.

El Gobierno optó por darle visibilidad a Frederic, que hoy brindó una conferencia de prensa por un megaoperativo contra una organización criminal dedicada al robo de petróleo a YPF. En ese contexto, manifestó: “Las tomas son ilegales, la ley las prohibe. La Justicia es la que interviene y nosotros estamos a disposición de la Justicia para hacer lo que ordene en cada caso, puede ser custodia o desalojo”. Y agregó: “Nos preocupa la usurpación porque son ilegales. Algunas de esas personas, no todas, sufren de necesidades. La toma no es la forma de resolver el problema. Tenemos un Ministerio de Vivienda y Hábitat que trabaja para que estas situaciones se puedan prevenir”.

Hoy, en la agenda oficial figuró una reunión entre Frederic y la ministra de Vivienda y Hábitat, María Eugenia Bielsa, que fue suspendida. Mañana se espera que la ministra de Seguridad participe del mega anuncio que hará el Presidente para asistir a los intendentes del conurbano en la lucha contra el delito.

 

 

El problema de las tomas de tierras abrió un frente de tormenta inesperado en la agenda del Gobierno. Hoy intendentes del conurbano -todos de distritos gobernados por el PJ- le llevarán el reclamo al gobernador Axel Kicillof para coordinar acciones para poner límite a las usurpaciones que se multiplicaron en distintos partidos del Gran Buenos Aires.

“El Estado debe ser firme para poner un límite a quienes hacen de las desigualdades un negocio”, dijeron los intendentes en un comunicado conjunto.