Tras 28 años de búsqueda lo afirmó la madre de Miguel Bru que además convocó a una vigilia este martes 17. Rosa se verá acompañada por diversas organizaciones, instituciones y figuras referentes en lucha por los Derechos Humanos (DDHH) en Argentina

Este martes 17 se cumplirá el aniversario número 28 de la desaparición de Miguel Bru. Sobre ello dialogó Rosa Bru, su madre, en el programa radial “Aire Bonaerense” emitido por radio “Classique”. En el marco de la entrevista, Rosa deslizó que preferiría que el culpable de la tortura, asesinato y desaparición de su hijo, afirme donde está el cuerpo de Miguel y que esté en libertad a que esté preso y seguir sufriendo. Asimismo, hizo foco en la vigilia que realizarán durante la tarde de dicho día con personalidades como Estela de Carlotto, Abuelas de Plaza de Mayo y otras organizaciones e instituciones referentes en la lucha por los Derechos Humanos (DDHH) en Argentina.

“Yo digo siempre que (…) para mí los peores días son los previos a cuando empezamos a preguntar por Miguel. Ese 17 de agosto que Carolina desde Mar Del Plata que era la novia de Miguel había decidido venir. Ella iba a viajar el día 18 y el destino quiso que viajara el día 17 y llegara a esa casita en camino a Bavio (…) y ya Miguel no estaba. Hago referencia a esto porque después nos tocó todo lo que ya sabemos, la Justicia, la intervención del ex Juez Vara que quería llevar todo el caso hacia otro camino y hacia el verdadero responsable de su desaparición” afirmó Bru.

“Recordar cuando nos peleamos con Miguel. Él se fue un jueves enojado porque tenía una perra y yo no quería que la perra quedara preñada, (…) quería que la castre y Miguel se enojó conmigo y esas cosas se recuerdan y uno piensa, veintiocho años y uno empieza a contar minuto a minuto todo lo que pasó y toda la lucha”, añadió.

En cuanto al transcurso de años de lucha señaló que padeció “los comentarios que hablan de que él era drogadicto, se había quedado con dinero si debía dinero o si era homosexual. Todo lo que tiene que pasar una familia, no solamente Miguel, cuando uno ve los casos, todo se repite dónde está la policía y la justicia cómplice. Realmente ahora todo se vuelca en las redes, pero si realmente se conociera todo lo que hicieron los jóvenes, lo que acompañaron e hicieron a pulmón para que el caso no quedara impune. Yo no voy a dejar de agradecerles”.

En lo que respecta a la búsqueda del cuerpo sin vida de Miguel, Rosa señaló: “Cada rastrillaje pienso que va a ser el último. Las expectativas son distintas, en los primeros pensaba que ya teníamos que dar con él. Era tristísimo estar esperando a encontrarlo en alguno de los rastrillajes. Uno de los que más me dolía, era el del canal, en el que rompían los barriles de cemento para ver si ahí adentro lo habían tirado. Cada golpe que le daban al cemento me lo daban en el alma. Una empieza a entender cuándo piensa que no hay nada. Yo quería que siguieran excavando, que buscaran en el río, que nunca estaban haciendo bien las cosas. Era una sensación y la necesidad sigue.”

“Cuando escucho a los familiares que piden que el asesino esté preso y que pague, yo quiero que esté en libertad y que diga dónde está. Llega un momento en el que pensé, ¿De qué sirve que este hijo de puta esté preso? Que diga dónde está y que le den la libertad”, dijo.

Por último, respeto a la vigilia explicó: “En la comisaría novena realizaremos una vigilia de 19 a 21 donde va a señalizarse en el marco del plan contra la violencia institucional que lleva adelante la secretaría de Derechos Humanos de Nación. Va a participar Estela de Carlotto, Abuelas de Plaza de Mayo, (…), familiares de víctimas. Va a haber una radio abierta. Pasaron 28 años como dije al principio, es mucho tiempo, mucho tiempo para estar buscando a un hijo, para que estas basuras estén impunes”, concluyó.