Tras el debate de los candidatos bonaerenses realizado durante la noche del pasado miércoles, lo sentenció así el analista político y director de Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP)

Tras el debate realizado en TN durante la noche de ayer, diversos analistas políticos reflexionaron al respecto. En este caso, fue el director de Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP)  Roberto Bacman quién en diálogo con el equipo del programa radial “Aire Bonaerense” opinó al respecto del debate y de los candidatos. En este sentido, señaló que  Los candidatos están “cada uno en lo suyo, no pueden escucharse entre ellos”.

“Cada uno en lo suyo. No pueden escucharse entre ellos. Tiene el disco tan puesto que no lo puede escuchar porque el formato no se lo permite. Creo que hoy con la explosión de las redes de comunicación, con la explosión de las noticias la gente tiene un nivel de información impresionante entonces las cosas resultan repetitivas, son parte de lo mismo que dijeron pocas  horas antes en notas Es todo lo mismo, la gente sabe por qué vota”, afirmó Bacman.

“La gente sabe por qué se vota y pasa algo muy particular en esta elección. Especialmente en la provincia de Buenos Aires. Seguimos teniendo nuestro 30% que es un segmento muy crítico. Que tiene un 12% que aún no decidió, indeciso. Un 6% que va a votar en blanco y un 4% que dice que no va a votar. Este número proyectado es riesgosísimo”, añadió.

Por otro lado, reflexionó: “En una campaña donde no se dijo demasiado. Donde el gobierno intentó decir una cosa en las PASO, creyendo que el tema de la vacunación le iba a permitir posicionarse en la campaña y no fue así, fue la economía, la aparición del brote inflacionario que detectó en la primera semana de octubre, preocupó y mucho al oficialismo y se tuvo que hacer lo que se tuvo que hacer”.

Además, aseguró que este fue “un debate en un canal que tiene una clara postura, mancha todo, genera prejuicio en la gente y no sirve. El formato, todo hay que replantearlo. Todo viene determinado por los Estados Unidos donde los debates son duelos mano a mano. Son dos los que debaten. Es otra cosa en ese caso el debate”.

Por último analizó: Todo el mundo va con sus discursos y nadie termina escuchándose. Hasta las respuestas en un mano a mano están pre-armadas. Tendría muchas más cosas para decir y ganar el debate y no las dijeron porque la tensión de decir lo que se debe decir, les impide escuchar y responder con espontaneidad”, concluyó.