Vecinos agrupados se acercaron a debatir al respecto y en contra de la normativa con diversos ediles del Frente de Todos. Asimismo están a la espera del tratamiento que se hará en el Concejo Deliberante

Según informó “El Eco” todas las semanas los días jueves, vecinos que forman parte de la Junta Vecinal por un Ambiente Saludable y de la Asamblea por un Tandil sin Trigo Transgénico ni Agrotóxicos se acercan a la plaza Independencia con bajo el propósito de intercambiar y debatir acerca del uso indiscriminado de herbicidas en la ciudad. En este marco, están a la espera del del tratamiento que se llevará a cabo en el recinto del Concejo Deliberante.

En este marco y luego de la asamblea, el grupo se acercó a la Municipalidad. Allí fueron recibidos por los concejales Maridé Condino, de Juntos por el Cambio y Ariel Risso, del Frente de Todos, además de otros referentes políticos. En dicha reunión informaron que el texto se va a dar a conocer cuando tome estado legislativo, suceso que podría ocurrir la próxima semana.

Como consecuencia se produjo un tenso intercambio entre las partes y la junta vecinal que antes de retirarse elevaron un reclamó a los legisladores que mantenían una actitud poco democrática al no abrir el diálogo con todos los sectores.

A través de #El Eco de Tandil”, Gabriela Soler y Virginia Toledo, integrantes de la asamblea, señalaron “desconocer el borrador del proyecto y lamentaron no haber sido convocados a una mesa de trabajo con todos los actores implicados en la problemática”.

Además, Toledo agregó al mismo medio que “en ningún momento se tiene en cuenta el costo de salud. Lo que intentan aprobar establece que, si se identifica la presencia de una plaga que pueda generar un perjuicio económico, el ingeniero agrónomo a cargo de la evaluación deberá pedir permiso para aplicar los agroquímicos. La distancia no es un límite, creemos que tienen que dejar de usarse tanta cantidad de químicos peligrosos para el ambiente. Prima una visión productiva del asunto y la salud queda en otro plano”