Son referentes de más de 60 instituciones, que solicitaron una reunión para poder analizar la viabilidad de algún tipo de ayuda para poder seguir manteniéndose, y recalcaron que están trabajando en protocolos de reapertura progresiva para cuando se puedan reanudar las actividades. Si bien manifestaron saber que no están entre las “prioridades”, recalcaron que están preparados para comenzar con las medidas de sanidad necesarias cuando llegue el momento.

Referentes de más de 60 instituciones, entre propietarios, profesores y profesionales que trabajan en la actividad física, se juntaron para elaborar un pedido al intendente Miguel Lunghi por la preocupante situación que atraviesan en el marco de la cuarentena, al no poder abrir los comercios.

En la misiva, en su carácter de propietarios, profesores y profesionales que trabajan en temas relacionados con la actividad física y prevención de la salud en general en Tandil, como por ejemplo natatorios, gimnasios y centro de pilates, manifestaron que “somos pymes, micro pymes y profesionales particulares, que damos trabajo a cientos de familias tandilenses. En ese carácter nos hemos autoconvocado en el marco de la situación de emergencia extraordinaria, como lo es la pandemia del coronavirus. Dadas las actividades que desarrollamos, y en la escala de cada uno, tenemos problemáticas similares, las cuales se van intensificando y agravando con el paso de los días”, manifestaron.

Ante la situación de que desde mediados del mes de marzo su actividad se ha frenado por el cierre total y absoluto de los establecimientos donde trabajan, expusieron que “convivimos con una gran dicotomía. Llevamos adelante una actividad profesional, con un innegable y lícito aspecto comercial (abrimos locales al público, contratamos empleados, tenemos proveedores, etc.). Por otro lado promovemos el cuidado de la salud y tenemos plena conciencia de la importancia que ésta tiene para nuestros alumnos, clientes, pacientes y para toda la población en general”.

“En este momento, como casi siempre, las actividades que desarrollamos son esenciales. En este contexto, nos resulta muy complejo, por no decir imposible, enfrentar los compromisos de cada una de nuestras organizaciones, sin tener la posibilidad de abrir nuestros espacios de trabajo”, sostuvieron.

En ese marco, solicitaron una reunión para poder analizar la viabilidad de algún tipo de ayuda para poder seguir manteniéndose, y recalcaron que están trabajando en protocolos de reapertura progresiva para cuando se puedan reanudar las actividades.

“Nos sumamos a la necesidad global de protección de la salud, y somos conscientes del esfuerzo que usted está desarrollando desde su puesto de trabajo. Pero también le decimos que necesitamos ayuda urgente para continuar manteniéndonos, responder a nuestros empleados y familias, y estar expectantes y listos para cuando podamos volver a trabajar de manera plena. Creemos que es parte de nuestros derechos que el municipio, los organismos sectoriales que nos representan, las reparticiones públicas y las entidades bancarias trabajen juntas, en el mismo sentido y con la misma celeridad con la que han tomado las decisiones sanitarias”, sostuvieron.

Recalcaron además en su pedido que están trabajando responsablemente y en equipo sobre protocolos de reapertura progresiva, siendo estos específicos según las características de cada área y/o institución con el asesoramiento correspondiente, hacia las posibles futuras fechas de reinicio de actividades.

Fuente: Eco de Tandil