Gastón Mora, titular del Centro de Panaderos de Avellaneda, habló sobre el malestar que se generó en el sector tras el nuevo incremento del precio de la harina y otros insumos indispensables para la elaboración de productos panificados.

“La verdad es que la preocupación en el sector es muy grande, porque los aumentos se reiteran y todo indica que no funcionan los organismos de control. El pan es un alimento que es esencial para la gente y no podemos aumentar”, sostuvo Mora. El incremento será de entre el 8% y el 15% en toda la Argentina.

“Los empresarios hacen lo mismo de siempre, especulan, aumentan los precios y somos los panaderos los que después tenemos que poner la cara en los mostradores y tratar de explicarle a gente que a las panaderías ya llegan los precios formados”, expresó el referente, indignado. “No podemos seguir aumentando”, concluyó.