La autopsia determinó que la joven que salió de su casa en abril de 2020 fue estrangulada. Su cuerpo fue hallado en una comisaría de la provincia puntana

Luego de conocerse el resultado de la última pericia realizada al cuerpo de Florencia Magalí Morales, la joven de 39 años que fue detenida por “violar” la cuarentena en abril del 2020 y luego encontrada sin vida en una comisaría de San Luis, los abogados de la familia pidieron que la causa se caratule como “femicidio”.

Federico Putelli, uno de los defensores de la parte damnificada, sostuvo que el pedido se basa en los peritajes criminalísticos que fueron incorporados al expediente. Los estudios revelaron que Magalí falleció como consecuencia de una “asfixia por estrangulamiento”, por lo que se descarta la hipótesis del suicidio “y se confirma el femicidio“.

Por su parte, el letrado Santiago Salomón Calderón señaló en una radio puntana que  “se confirma técnicamente que es inviable la posibilidad de un suicidio y que desde un punto de vista técnico, la  hipótesis más práctica tiene que ver como un homicidio”.

Y agregó que “esto se podría haber solucionado en la primera autopsia, como se investigó un suicidio se omitieron cuestiones que por el estado de putrefacción en la segunda autopsia fue imposible, en esta re autopsia los peritos encontraron que faltaban músculos en el cuello, tratándose de asfixia mecánica”

Como informó este medio, el 5 de abril del año pasado Florencia Magalí Morales fue aprehendida por efectivos de la Comisaría 25º de la Localidad de Santa Rosa del Conlara.  El informe policial de esa jornada indica que Morales había sido detenida mientras “andaba en bicicleta en contramano” y que, “al revisar su D.N.I., se constató que estaba violando el aislamiento social obligatorio”, decretado por la pandemia. Esa misma noche, según el mismo reporte, “apareció colgada en la celda en la que había pasado todo el día”

Su hermana le contó a este medio que “a nosotros nadie nos avisa” de la detención, y que “es totalmente mentira” que la policía les diera aviso de la detención de Magalí Morales, sino que “a  mi me avisa una amiga de ella”.

Ninguno se identificaba”, expresó, al tiempo que afirmó que atendían sus llamadas pero “no me daban ninguna información”. Además, según dichos de Celeste Morales, al momento de pedir que la comunicaran con su hermana le dicen “que estaba declarando, que no podía hablar conmigo”, pero la entrevistada asegura que “cuando me dicen eso mi hermana ya tenía cinco o seis horas muerta”.

Según registros oficiales, hubo más de 4.000 personas detenidas en cuarentena por incumplimientos del decreto nacional.