Desde la Cámara Argentina de Comercio  piden colaboración al Ministerio de Trabajo y desde Bahía aseguran que el decreto habla de no pagar el sueldo.

El titular de la Cámara Argentina de Comercio, Mario Grinman, sostuvo que el pase sanitario genera complicaciones para los empleadores y que para poder aplicarlo se necesita el control y colaboración del Ministerio de Trabajo.

En el decreto escrito por el gobernador Axel Kicillof se establece que a partir del 21 de diciembre todo empleado público o privado debe estar vacunado con dos dosis de las vacunas contra el coronavirus para desempeñarse en la atención al público, lo que debería llevar a comerciantes a tomar decisiones sobre los trabajadores que no quieren inocularse.

En diálogo con La Nueva., Grinman aseguró que el tema se planteó en reuniones de la entidad y que si bien son respetuosos de las libertades individuales consideran que el acto de no vacunarse es poner en riesgo la salud de los argentinos.

“El problema es que si un empleador le niega el acceso a su empleado, este puede sentirse injuriado y todo eso llevaría inevitablemente a un juicio laboral. Creemos que el gobierno debería actuar a través del Ministerio de Trabajo para darle al empleador la seguridad suficiente y si así lo decide evitar el ingreso al puesto laboral”, afirmó.

“Creemos que es el Estado el que debe controlar esto y no los empleadores para evitar conflictos”, afirmó.

Consultados por el tema, desde la Corporación de Comercio, Industria y Servicios aseguraron no contar con toda la información al respecto y el titular de la Cámara de Comercio de nuestra ciudad, Martín Garmendia, dijo que por el momento el tema es bastante engorroso.

“El decreto sostiene que al empleado no se le debería pagar el salario, algo que es muy complicado de hacer y que puede generar conflictos. El decreto genera un desconcierto importante”, mencionó Garmendia.