El intendente Guilermo Montenegro confirmó que en la temporada de verano se pedirá un hisopado a los turistas para descartar el ingreso a la ciudad de personas que estén con covid positivo

Los turistas que pretendan ingresar a Mar del Plata durante la temporada de verano deberán realizarse un hisopado que descarte que son portadores de coronavirus.

Así el propio intendente Guillermo Montenegro confirmó la noticia al admitir que será una temporada “absolutamente distintas a todas las que algunas vez tuvo Mar del Plata”.

Montenegro dijo que los controles de acceso a Mar del Plata durante la próxima temporada de verano serán definidos de manera conjunta con Provincia y Nación, sin desechar la posibilidad de crear un carnet sanitario y de aceptar también el examen serológico de aquellos que cursaron la enfermedad.

“No vamos a poner en riesgo la salud sanitaria de la ciudad en función de una cantidad ilimitada de turistas y por eso tenemos previsto un ingreso controlado. No porque venga la temporada y la afluencia aumente se va a modificar en algo el sistema de retenes”, dijo Montenegro.

Tras advertir que que será una temporada diferente porque el año fue diferente recordó al respecto que fue tan distinto “como intendente pedí en que no venga el turismo a la ciudad, en una medida que nunca se pensó en la boca de un intendente”.

Por otra parte, Montenegro señaló que “Nación ya confirmó que habrá temporada y es momento de empezar a charlar, a sentarnos a hablar para definir todos los aspectos”.

En relación a cómo se verá afectada la actividad turística, el jefe comunal dijo que muchos comercios o rubros hoy ya trabajan con protocolos que podrán ser utilizados en el verano. “Varias actividades ya funcionan, como la gastronomía, con 50% de capacidad en los locales, e incluso en Mar del Plata hubo cerca de 20 hoteles que siguieron trabajando con protocolo para los trabajadores esencial durante la cuarentena”, remarcó.

Algunos de los protocolos aún deben aprobarse, como el caso de los balnearios, cuyo primer intento fue rechazado por la Comisión de Salud y ahora deberá modificarse para que sea evaluado por la Comisión de Reactivación Económica y así allanarse el camino hacia la autorización provincial.

(La Capital)