El ministro de Hacienda y Finanzas bonaerense lo aseguró en relación al pago de los títulos que vencen el 26 de enero, con el objetivo de  reprogramar el pago de la amortización. Luego, prosiguió, “el 14 de enero hicimos una propuesta formal para diferir el pago de capital hasta mayo”.

La provincia de Buenos Aires realizó el pasado 14 de enero una convocatoria formal a los tenedores del bono BP21 -título que amortiza capital en unos 250 millones de dólares el próximo 26 de enero-, con la intención de posponer dicho pago hasta el próximo 1 de mayo.

El título provincial fue emitido en 2011, durante la administración de Daniel Scioli y bajo ley extranjera, lo que determina la necesidad de que el gobierno bonaerense cuente con el aval del  75% de los tenedores para no caer en default.

Desde el gobierno provincial subrayaron que la propuesta excluye los US$ 25 millones pautados para abonar en concepto de intereses, que serán depositados “en tiempo y forma”.

Los acreedores tienen tiempo hasta el próximo miércoles 22 de enero, para contestar si aceptan o rechazan la propuesta del gobierno conducido por Axel Kicillof.

“En general el proceso de diálogo es constructivo donde se plantea la situación crítica de la provincia y las restricciones que tiene que afrontar; y seguiremos así, intentando alcanzar a la mayor cantidad de bonistas con la mayor comprensión los problemas”, continuó López.

Precisó además que entre los tenedores del bono en cuestión, un título que fue lanzado en el 2011 y que -a diferencia de los emitidos hasta el 2001- cuenta con cláusulas de adhesión de mayorías para cambiar algunas cuestiones contractuales, “hay grandes fondos y pequeños, no todos piensan lo mismo ni tienen los mismos horizontes, pero a todos se los trata de la misma manera y el diálogo con todos es constructivo”, puntualizó.