El intendente de Zárate fue el primer jefe comunal en decretar el uso de tapabocas en la provincia de Buenos Aires. Ante el debate que se generó a raíz de la medida, Cáffaro sostuvo que “no le estamos sacando los recursos al personal de salud, sino que compramos un stock de 130 mil y fueron repartidos de manera gratuita a todos los ciudadanos”.

El intendente de Zárate, Osvaldo Cáffaro, dispuso el uso obligatorio de protectores faciales para los habitantes que circulen por la vía pública con el objetivo de evitar la propagación del coronavirus.

La medida entró en vigencia el pasado martes 7 de abril y señala que es necesaria para la circulación en las calles, tanto para trasladarse como para concurrir a espacios públicos, entidades financieras, comercios y sitios de reunión, entre otros.

En diálogo con AIRE BONAERENSE, el jefe comunal aclaró que el municipio se abasteció con un total de 130 mil mascarillas de protección, que son reutilizables y “no son las de uso médico”.

En ese sentido, sostuvo: “no le estamos sacando los recursos al personal de salud, sino que compramos un stock de 130 mil y fueron repartidos de manera gratuita a todos los ciudadanos”.

¿Por qué es obligatorio?

A partir del 12 de marzo, Cáffaro emitió un decretó en -con el consenso de todos los partidos políticos de la ciudad- declaraba la emergencia sanitaria en todo el distrito. En ese marco, explicó que “el 70% de la municipalidad se encuentra abocados a atender la emergencia”.

En ese decreto se establecieron una serie de programas para la prevención del contagio de coronavirus. “Uno de ellos era el uso de barbijo y esa palabra generó mucha discusión”, sostuvo.

El intendente de Zárate explicó que tomaron la decisión de obligar a los ciudadanos a colocarse estos protectores faciales luego de analizar los buenos resultados conseguidos por la utilización del barbijo en República Checa. “Cuando hablamos, tosemos o estornudados, las microgotas se expanden a una distancia de un metro y medio o dos. Por eso, con esto frenamos la distancia y sólo se expande a 20 centímetro. Entonces consideramos que el barbijo restringe la posibilidad de contagio”.

Por su parte, contó que más de 700 voluntarios se encuentran repartiendo estos barbijos y ya tienen 20 puntos fijos donde son distribuidos. Pero además, los móviles de la Comuna circulan en las zonas céntricas para proveer los tapa bocas a todos los comerciantes.

En cuanto a las medidas tomadas por el Gobierno nacional de extender el aislamiento social, preventivo y obligatorio, Cáffaro cree que “hay que mantener la cuarentena a rajatabla y no salir de las casas, pero si tienen que salir, hacerlo con la mayor precaución posible y mantener la higiene personal. Es una medida más que va acompañando a las que ya se tomaron”.