En una entrevista al programa “Aire Bonaerense”, emitido por radio “Classique”, se dio inicio a la problematización de la situación salarial de los trabajadores de la salud en la Provincia de Buenos Aires. En este sentido, Miguel Zubieta Secretario general del Sindicato de Salud Pública de la provincia habló del vínculo y de la predisposición de pago que no tiene ni el Gobierno Nacional -del que aún no recibe bonos correspondientes-, y del Sector privado -del que no ha recibido aumento alguno-.

Zubieta habló de los motivos que llevaron a los profesionales de la Salud a iniciar un reclamo y dijo: “La verdad creo que la presión fundamental fue la inflación. La inflación lamentablemente en este país vive permanentemente devorando el salario, la calidad salarial, la canasta familiar, alimenticia y se termina dando lo que las organizaciones sindicales (…) siempre terminamos diciendo (…) en un país con una inflación tan alta, con muy poca previsibilidad, (…) la única manera de tener un salario real contra la inflación es una cláusula de actualización automática qué es la famosa cláusula gatillo que sacamos muchos años atrás. Fue lo único que garantizó a los trabajadores que la inflación, el número que tenía su salario”.

En relación a los espacios de negociación, dijo: “Se nos criticaba por haber entregado la negociación colectiva y no era entregar la negociación. El error es pensar que en una negociación colectiva solamente te sentas a discutir el salario y hay muchísimos temas también para discutir. En aquellos años la mejor manera que teníamos cuando sabíamos que la inflación estaba incontrolable, era esa”

Respecto a la situación actual, Zubieta aclaró:“Hoy hay que volver en algún momento a sentarnos y que el Estado entienda que la mejor manera de proteger el salario de todos los trabajadores yo no hablo solamente del trabajador de la Salud pública , porque tenemos conflicto también en la salud privada. Es una vergüenza que con una inflación del 25% que ya tenemos, (…) en el año hayan recibido 0% de aumento en el salario. Han perdido todo el poder adquisitivo que tenían y uno tiene que escuchar del otro lado que los empresarios no tienen plata para el aumento del salario”.

“Independientemente de que si el aumento de los salarios es contra la cámara empresarial, contra los empresarios del sistema sanitario, que es una vergüenza insisto, que vayas a una negociación y que ellos te digan que no pueden pagarte tu sueldo porque no tienen posibilidades económicas. Que en la Argentina se discuta el sector más esencial, más crítico, que más se puso y que más cansado está, que tiene más de 500 días sin descanso, un sector sea el privado que le diga que no tiene posibilidades de sentarse a discutir. Es una vergüenza”, enfatizó.

Por último, habló de la situación de incumplimiento de pago por parte del Gobierno Nacional y dijo: “Si a eso le sumas, una promesa que se hizo a través de un acuerdo que hizo a través de nuestra federación F.A.T.S.A y el Gobierno Nacional de otorgar un estímulo de tres cuotas de $6.500 que era mayo, junio y julio, que entremos en el mes de julio y todavía no se hizo efectivo según el gobierno por cuestiones burocráticas (….) que no entendemos porque son los mismos trabajadores que recibieron el año pasado el bono de $ 5.000 . Ya tienen los CBU, tienen todo y hoy están dando vueltas anda a saber por qué pasillo de la administración pública Nacional que no puede enviar este bono”, concluyó.