Lo aseguró así el analista político que además ahondó en todo en contexto post eleccionario y la sorpresiva victoria de la coalición opositora Juntos

 

Tras la contundente victoria de la coalición Juntos, en el programa radial “Aire Bonaerense” dialogaron con el analista político Mauro Becerra. En este sentido, Becerra deslizó que ni desde el oficialismo, ni desde la oposición se pensaba en una victoria, sino más en un “empate técnico”. Por otro lado, analizó la elección de Milei en CABA y comparó las elecciones legislativas del corriente año con las del 2017.

Ninguno de los dos “esperaba una victoria. Se esperaba un empate técnico que es más menos tres puntos. Eso ya da sensación de paridad, no poder definir cuestiones, estar cabeza a cabeza. Eso en sí, en política, más en los países con una fuerte tendencia a la bi-coalicionalidad, eso es una noticia en sí. En un escenario plantado cabeza a cabeza, es un diagnóstico en general”, señaló Becerra.

Además recordó que en 2017 “en la última legislativa Esteban Bullrich le ganó a Cristina Fernández de Kirchner por alrededor de 3 puntos”, en este marco destacó que “Sergio Masa no integraba el espacio. Sergio Massa por su cuenta estuvo en torno a los 12 puntos. Con Massa adentro y con Randazzo por fuera, se dio este escenario”.

“Alberto Fernández más que apuntado, fue y le puso el cuerpo. Cada uno hará su análisis al respecto, pero la única persona que habló fue él. Podría haber hablado la candidata Victoria Tolosa Paz, no habló, podría haber hablado Leandro Santoro y no habló. El problema es el doble valor sobre la mesa de liderazgo político y ejecución de gobierno y la cuestión electoral”, afirmó.

Al respecto explicó: “En cuestión electoral, lo que diría es que ante el resultado adverso que alguien haya corrido a los candidatos para preservarlos porque viene la elección de noviembre, no es una mala idea. Ahora, a un presidente tan dañado en su construcción de capital político, con tantos inconvenientes está bastante cercado internamente dentro de su propio gobierno, exponerse a otro proceso más de seguir reconociendo cosas malas, para adentro, no es algo que sea gratis a esta altura”.

“Cuando hay una crisis de decepción en general en las sociedades, aparecen liderazgos como el de Javier Milei. El antisistema, el antipolítica ese discurso que aparenta ser rupturista con las instituciones cuando en realidad lo que estas es pugnando por un lugar dentro de las instituciones entonces, el resultado de Milei demuestra que en gran parte del voto de ayer, hubo un efecto de crisis de decepción”, concluyó.