El analista político lo afirmó en el marco de las venideras elecciones. En este sentido, dialogó con el programa radial “Aire Bonearense” de “Classique” y ahondó en los números de las diversas encuestas, las apariciones de CFK y el radicalismo de la mano de Facundo Manes

El analista político, miembro de la Asociación Argentina de Consultores Políticos (ASACOP) Mauro Becerra dialogó con “Aire Bonaerense” emitido por radio “Classique”. En este marco, Becerra profundizó el análisis en las diversas figuras políticas de cara a las elecciones 2021. Entre ellas, la de Alberto Fernández y el crecimiento en su imagen negativa, la del radicalismo militante con Facundo Manes a la cabeza y la de Cristina Fernández de Kirchner.

“Esto es una crisis de decepción. Hay cosas que políticamente y económicamente pueden ser muchísimo más importantes en la realidad, pero acá lo que hay es la decepción a la confianza pública. De hecho, el Ministro de Salud de Gran Bretaña tuvo que renunciar porque lo encontraron en el ASPO yendo a ver a la amante y tuvo que renunciar porque era quién había puesto las restricciones y lo encontraron violándola”, señaló Becerra.

Además, añadió: “Esto tiene que ver con defraudar la confianza pública y, lamentablemente, porque esto no es bueno para nadie, el gobierno de Alberto Fernández perdió capital político a una velocidad muy grande desde que asumió en diciembre de 2019. Esa construcción semi-plural que mostró en la campaña tardó muy poco en verse como un mascarón de prueba para las elecciones y esto es un golpe por debajo de la línea de flotación”.

 “¿Esto va a cambiar el resultado? No. A cualquiera que quiera aventurar que ahora viene la catástrofe, le aviso que no. No va a cambiar el resultado básicamente por el componente de voto duro que tiene el “Frente de Todos” en la provincia de Buenos Aires, que es su bastión. Sobre todo, la tercera sección del conurbano con más de veinte municipios que tienen un caudal de voto que es una topadora”, aseguró. Al respecto reflexionó: “¿Puede haber daño? Si, puede que ocurra. Sobre todo, en el segmento del veinticinco y treinta por ciento que no son voto duro en ninguno de los dos lados. Ese segmento en 2019 mayormente fue para el lado del “Frente de Todos” y definió a favor de Alberto Fernández y en mayor medida por Axel Kicillof, que ganó arriba del 50%”.

“En lo nominal, probablemente el Frente de Todos se imponga porque es muy difícil generar las condiciones para vencerlos sobre todo en provincia de Buenos Aires porque también pasa otra cosa; la Argentina ve el resultado de la elección de todo el ´país viendo cómo sale todo el conurbano bonaerense y eso es un error porque vos tenés lugares que tienen su peso específico”, concluyó