Fortunato Mallimaci, sociólogo e investigador del CONICET y docente de la UBA, analizó los dichos del papa Francisco quien sostuvo que los homosexuales “son personas, hijos de Dios y tienen derechos”

El papa Francisco reconoció en un documental presentado este miércoles en la Fiesta del Cine de Roma que las personas homosexuales deben ser protegidas por leyes civiles para las parejas del mismo sexo.

Las declaraciones del sumo pontífice dieron vuelta al mundo. “Las personas homosexuales tienen derecho a estar dentro en una familia, son hijos de Dios, tienen derecho a una familia”, dijo.

Al respecto, Fortunato Mallimaci, sociólogo e investigador del CONICET y docente de la UBA, analizó los dichos del papá y lo comparó con sus predecesores. “Los papas anteriores tenían conceptos muy condenatorios”, dijo.

“Impacta que de una manera muy coloquial diga que son personas”, dice Mallimaci, “dice que son hijos de Dios y que tienen derechos”. Y recuerda que “ya esta postura la había tenido cuando se discutía en Argentina el matrimonio igualitario, ahí Bergoglio propone la unión civil”.

Mallimaci explica que Francisco nunca se refiere al matrimonio, sino a la unión civil. “El matrimonio sigue siendo de hombre y mujer”, dice.

Para el sociólogo, el papa “vuelve a mostrar esta idea de que no hay que discriminar, que el odio no construye”.

Luego hizo un análisis de la iglesia católica en general y contó que “en los países donde fue hegemónica, viene teniendo un problema respecto a sus fieles”.

En ese sentido detalló que “crece el mundo pentecostal, y crece el número de personas que dicen que no quieren saber más nada con la religión”. Y aseguró que “es un fenómeno que impacta, que preocupa”.

También expresó que “hay muchísima gente por afuera que pretende otro tipo de catolicismo”.