El virólogo e investigador del Conicet dialogó con “Aire Bonaerense” emitido por radio Classique sobre la campaña de vacunación en menores de edad que iniciará en la argentina

Mauro Lozano, investigador y virólogo del Conicet afirmó que es de suma importancia “vacunar a los niños” para lograr la inmunidad de rebaño. Además, habló de las diversas vacunas e investigaciones que se llevan a cabo

“Ahora tenemos vacunas que podemos usar con ellos. Mostraron ser muy seguras en adultos y ahora se están terminando los análisis en niños. Tanto esta vacuna Moderna que tenemos en Argentina, como la Pfizer y la vacuna Sinopharm que también está siendo probada en china y que han mostrado ser muy seguras”, afirmó Lozano.

Sin embargo, aseveró: “Para mí hay que destacar la vacuna de Sinopharm porque usa una estrategia de desarrollo que es muy robusta porque es muy antigua. Esta estrategia es la del virus inactivado. Muchas vacunas que damos cotidianamente a nuestros niños y que recibíamos nosotros cuando éramos niños fueron utilizando esta tecnología o sea que tenemos mucho conocimiento. Más que con las vacunas más modernas sobre qué tipo de efectos secundarios pueden traer o no”.

Por otro lado, consideró de suma importancia vacunar a los menores ya que “es la única manera de que la sociedad llegue a lo que llamamos inmunidad de rebaño. Esta inmunidad se consigue en este caso probablemente salvo que aparezca alguna cepa más contagiosa salvo que la que tenemos ahora cuando logremos vacunar al 75% de la población. No podríamos llegar a ese número si no vacunamos a los niños”.

Además, señaló que “lograr la inmunidad de rebaño es importante porque una vez que nosotros tenemos una cantidad importante de gente protegida por la vacunación ya se evitan nuevos brotes por lo que el virus comienza a circular más lentamente, con menor cantidad de dispersión, con menor cantidad de contagios diarios. La importancia que tiene no es que solo van a haber menos fallecidos, sino que también le damos menos chances al virus para variar, para generar nuevas variantes”.

“Cuando más circule el virus, más va a variar y más variantes va a generar. Algunas de esas variantes van a ser inocuas, pero otras no y eso es al azar. Entonces hay que evitar la dispersión porque cambiamos la proporción de virus que pueden generar variantes. Estas variantes pueden ser o más peligrosas, o más contagiosas o pueden escapar a la vacuna o pueden afectar a grupos poblacionales que la variante original o afectaba, por ejemplo, los niños”, concluyó.