Lo afirmó el vicepresidente de la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Bahía Blanca

En el marco de la extensión del Cepo, el programa radial “Aire Bonaerense” emitido por “Classique” dialogó con Mariano D’Amore que es vicepresidente de la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Bahía Blanca. En este contexto, el referente de dicha asociación deslizó que el cepo no solo no colabora con el descenso inflacionario de la carne, sino que aseguró que “El consumidor no vio en el día a día algún beneficio en términos de poder adquisitivo”.

“Lo primero que quisiera decir es que esto no afecta solo a los productores. Tal vez el ciudadano de a pie se piensa que esto se puede mirar que esto se puede mirar desde una sola óptica y es parcial esa mirada. Hay mucha gente que depende de la actividad. Sería muy egoísta de nuestra parte mostrar o tratar de visualizar la idea de que somos un sector perjudicado aisladamente. Millones de personas dependen directa e indirectamente de esta actividad”, afirmó D’Amore .

Además, añadió que “el fenómeno que sucede en la Argentina con la evolución de los precios, excede lo que sucede con un solo producto que en este caso es la carne vacuna. El problema es más macroeconómico y en este caso la carne como es un bien que está muy arraigado en la cultura e idiosincrasia del argentino termina siendo tratado casi como un bien público y sufrimos las consecuencias. Pero no somos un solo sector perjudicado. Hay muchas personas”.

Por otro lado, aseguró que este “ya deja de ser el reclamo de un sector y empieza a afectar a muchos eslabones de la cadena. El consumidor no vio en el día a día algún beneficio en términos de poder adquisitivo. Si bien se estancó el poder del precio de la carne para el consumidor no es algo que haya generado un beneficio sustancial”.

Por último, apuntó: “Mientras no encaremos el problema de la inflación con medidas estructurales que exceden lo que sucede en el mercado de la carne. La inflación va a seguir existiendo en nuestra vida por mucho tiempo. Eso no lo veo en el corto plazo. ¿Por qué no pasa lo mismo en Uruguay en Brasil  y en Paraguay que exportan mucha más carne per cápita que Argentina? Porque tienen precios estables en el resto de la economía y no termina trasladándose al consumidor”.