La Secretaria adjunta de SUTEBA reflexionó sobre las nuevas propuestas surgidas en pos de llevar a cabo la escolaridad bajo la modalidad presencial. Asimismo advirtió que para paliar las consecuencias negativas, debe existir un “Estado presente”

La secretaria adjunta de SUTEBA, María Laura Torre, dialogó con el programa radial “Aire Bonaerense” emitido en “Classique” y reflexionó sobre la situación escolar y la presencialidad post pandemia. En este sentido, destacó las dificultades del “aula con amplias ausencias” y la importancia de “un Estado presente”.

En relación a las nuevas propuestas para llevar a cabo la presencialidad escolar, Torre, afirmó que “A partir del día lunes de esta semana, llegó una comunicación a las escuelas donde ya se podía comenzar a organizar la extensión de la jornada en el caso de algunas instituciones escolares que aún no habían, de alguna manera, completado la carga horaria. Algunas de ellas pueden ser las (…) de Nivel Inicial, algunas primarias y otras secundarias”. Sin embargo, dijo: “No estamos hablando de las escuelas de jornada completa porque debe haber una mediación de los comedores escolares”.

En cuanto a la extensión de la semana laboral como otra de las propuestas, aseveró que “no hay nada conversado aún”. En este sentido aclaró: “Esta propuesta implicaría una modificación en el plan jurisdiccional, porque en realidad la cantidad de tiempo de esta alternancia está relacionada a la cantidad de alumnos y burbujas y el metraje de las aulas. No todas tienen la capacidad de albergar una gran cantidad de alumnos”

Respecto de la situación escolar que atraviesan los alumnos en la modalidad virtualidad, la dirigente reflexionó: “Las situaciones de los alumnos y alumnas, de un adolescente, son muy complejas y presentan muchas variables. Muchos jóvenes conviven en un hogar donde el acompañamiento no es una posibilidad desde muchos lugares. No estoy hablando solamente de lo que ya sabemos que la pandemia ha descubierto y la gravedad que esto implica; que son los hogares de inmensas pobrezas”.

“A partir de este primero de marzo (…) tuvimos que habitar las escuelas con ausencias. Esto impactó y muchísimo. Se notó en esta presencialidad las situaciones, que siempre ocurren. La escuela impacta sobre aquello que sucede en la familia de nuestros alumnos y alumnas y esta vez fue muy fuerte. No solo había ausencias en la familia, sino dentro de nuestra escuelas. La pérdida de trabajo en los hogares, el desconocimiento de nuestros alumnos. Esta pandemia deja huellas de una altísima complejidad y va a necesitar de un seguimiento y de un acompañamiento muy grande por parte del Estado a todos los docentes y alumnos”, concluyó.