El evento se llevará a cabo el 18 y 19 marzo. Se espera la presencia de representantes de distintos organismos internacionales e intendentes de todo el país

Mar del Plata fue seleccionada como la sede de la cuarta Asamblea Nacional de Intendentes frente al Cambio Climático que se realizará el 18 y 19 de marzo en la ciudad costera con el propósito de conformar un espacio para la seterminación de acciones en el mediano y largo plazo sobre esta temática.

Para la fecha del evento se espera la presencia de representantes de la Unión Europea y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre otros organismos multilaterales, además de jefes comunales de distintas ciudades del país.

La elección de Mar del Plata como sede fue decidida por los votos de los municipios que forman parte de la Red Argentina de Municipios Frente al Cambio Climático (RAMCC), que actualmente cuenta con 252 integrantes y que la ciudad integra desde 2019.

Para ser sede de esta edición de la Asamblea también se postularon otras ciudades del país como El Dorado (Misiones), Luján de Cuyo (Mendoza), General Pico (La Pampa), Córdoba, Mendoza y San Salvador de Jujuy.

Por lo tanto, Mar del Plata se configura en un plano de alineamiento con las agendas internacionales como el Pacto de París y los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la ONU. Por otra parte, la ciudad cuenta con un inventario de gases que se renovará el año entrante, una herramienta de diagnóstico de la situación local y poder establecer decisiones sobre esta temática.

Asimismo, se dio a conocer que el municipio empezó a trabajar en un Plan Local de Acción Climática para lo cual ya está conformado un Consejo Municipal creado por ordenanza y conformado por un representante del Ente Municipal de Servicios Urbanos, otro de la Secretaría de Gobierno, dos de la Comisión de Ambiente del Concejo Deliberante y uno de Obras Sanitarias. Este Consejo tiene facultades para convocar a entidades intermedias como profesionales, universidades y sociedad civil para participar de este plan.

Uno de los objetivos de la iniciativa es llegar a la carbono neutralidad para el 2050 y trabajar en la adaptación al cambio climático para poder dar respuesta a este fenómeno, aprovechar las oportunidades y mejorar las capacidades de respuestas ante los eventos climáticos adversos.