Desde abril suman 218 los locales que bajaron la persiana en las distintas zonas comerciales, algunas más afectadas que otras. Esperanza de recuperación en el sector de cara al verano.

Más de 200 comercios cerraron desde abril en los centros comerciales a cielo abierto de Mar del Plata como consecuencia del aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) decretado por la pandemia de coronavirus.

Según informó la Unión del Comercio, la Industria y la Producción (UCIP), “desde abril a octubre 2020 se aumentó un 8,8 por ciento la cantidad de comercios cerrados”, lo que se traduce en que “218 locales bajaron la persiana”. El crecimiento de “persianas bajas” en el comparativo interanual es aún mayor, alcanzando a 270 comercios. Una de las zonas más afectadas fue la calle Güemes y sus adyacencias, área especialmente elegida por el turismo.

El informe de la UCIP se elaboró sobre 2.465 casos, de los cuales el 84,25 por ciento (2.080 comercios) se encuentran abiertos, mientras que el 15,61 por ciento (385) están cerrados. De estos 385 comercios cerrados, 277 no tienen actividad y 108 están en venta o alquiler, detalló la entidad.

A su vez, desde la entidad empresarial compararon el relevamiento con los realizados en noviembre de 2019, abril y octubre de este año, y consideraron que “creció considerablemente el número de comercios cerrados”.

Si el comparativo se hace entre noviembre de 2019 y octubre de 2020, el índice de comercios cerrados llega al 15,61 por ciento, lo que implica una variación “en aumento del 10,92 por ciento” y significa “270 nuevos comercios cerrados en un año”.

Asimismo, desde la UCIP detallaron que la curva de crecimiento de los cierres fue en aumento desde noviembre del año pasado, ya que en ese mes el índice alcanzaba el 4,69 por ciento, en abril de este año creció al 6,80 por ciento, y en octubre llegó al 15,61 por ciento.

Variabilidad

La UCIP relevó los locales ubicados en los centros comerciales Alberti, San Juan, microcentro, Talcahuano, Juan B. Justo, 12 de Octubre, Tejedor, Güemes, Constitución, Punta Mogotes y Playa Grande, que se estudiaron como “abiertos” o “cerrados”. Este último con las variantes “sin actividad”, en relación a aquellos que por motivo de la cuarentena o por desarrollar actividades netamente ligadas a la temporada de verano aún no abrieron sus puertas, y “en alquiler o venta”.

En este marco, en el microcentro se encuentran abiertos el 86,52 por ciento de los locales comerciales, en Güemes, el 88,96 por ciento; en San Juan, el 94,4 por ciento; en Alberti, el 84,72 por ciento; en Talcahuano, el 93,15 por ciento; en 12 de Octubre, el 82,81 por ciento; en Tejedor, el 85,45 por ciento; en Constitución, el 81,14 por ciento; en Playa Grande, el 80,12 por ciento; en Juan B. Justo, el 69,84 por ciento; y en Punta Mogotes, el 59,01 por ciento.

Del trabajo de la UCIP se desprende también que las zonas más afectadas por las “persianas bajas” fueron el microcentro, con el 13,47 por ciento, índice que creció hasta el 18,85 por ciento en Constitución y al 30,15 por ciento en Juan B. Justo. En tanto, en Punta Mogotes llegó al 40,98 por ciento de los locales comerciales cerrados.

En ese sentido, desde la entidad aclararon que “hay que tener en cuenta la densidad comercial de cada centro comercial a cielo abierto analizado, además de la ubicación, siendo que en algunos casos dependen casi estrictamente de la temporada estival”. Y ejemplificaron con lo sucedido en Punta Mogotes, cuya “variación en el número de locales cerrados a partir de marzo, más allá del contexto actual de pandemia, tiene una correlación directa con la ubicación del centro comercial”.

(La Capital)