El hecho sucedió el pasado domingo en Mar del Plata. La niña sufrió una fractura de fémur y uno de sus hermanos quedó internado por politraumatismos. En tanto, el padre quedó imputado.

Con el permiso de su padre, una nena de nueve años se sentó detrás del volante del auto y chocó contra unas piedras ubicadas en las inmediaciones del predio de disposición final de residuos de Mar del Plata. Como consecuencia, sufrió una fractura de fémur y su hermano quedó internado por politraumatismos. 

El hecho ocurrió el pasado domingo sobre la Avenida Antártida Argentina. Según informaron medios locales, su padre mantuvo el control de los pedales mientras que dejó el volante a cargo de su hija y ahora quedó imputado. 

La familia viajaba en un Renault 12 cuando sufrió un accidente frente al predio de disposición final de residuos. Los tres hijos de 9, 12 y 14 años sufrieron lesiones leves.

En el auto también viajaba una quinta persona, quien explicó que el padre “le entregó el volante del rodado a su hija, que iba en el asiento delantero del acompañante, la cual realizó una mala maniobra y se despistó provocando la colisión”. La niña fue trasladada “lúcida y consciente” al Materno Infantil por una ambulancia del SAME y acompañada por su madre.

En tanto, el padre y otros los dos hijos se retiraron en el auto de un familiar para ser asistidos por los traumatismos. 

En el caso interviene la UFIJE N°11 a cargo del fiscal Pablo Cistoldi.