La huelga se realizará en la ciudad de Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata y en las provincias de Córdoba, Mendoza y Entre Ríos, indicó un comunicado.

Los trabajadores de reparto que integran “la red de precarizados” se movilizarán este viernes hacia el Obelisco porteño y paralizarán las actividades para rechazar “la realidad laboral y sin derechos” de los empleados de la actividad, confirmó esta tarde Damián Zárate, quien cumple tareas en la firma Rappi y es vocero de “la asamblea” del sector.

La marcha del personal de esas aplicaciones se realizará desde las 10 del viernes, cuando también se paralizarán las tareas en demanda de “derechos”.

Zárate informó esta tarde que ese personal participa en “la asamblea nacional de trabajadores de reparto”, quienes el viernes pararán durante seis horas en rechazo de “la situación de precarización laboral” y en demanda de “derechos colectivos”.

Los trabajadores de las aplicaciones y otros jóvenes “precarizados e informales” también se concentrarán en el Obelisco el viernes a partir de las 10, en “absoluto respeto” del distanciamiento social y del uso de barbijos, indicaron.

Un comunicado del sector sostuvo hoy que la Red Nacional de Jóvenes Precarizados e Informales convocó a la protesta en plena pandemia, que coincidirá con la marcha y huelga de la Asamblea Nacional de Repartidores también hacia el Obelisco.

Ambas protestas se dirigirán luego hacia la sede de la Avenida Callao al 100 del Ministerio de Trabajo, donde los trabajadores presentarán un petitorio de reclamos y exigirán el pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) para todos aquellos que de forma oportuna “lo solicitaron y fueron rechazados”, enfatizaron.

También expresaron que el sector exigirá la provisión de materiales de higiene en los lugares de trabajo y “justicia” para Franco Almada, un empleado de la firma “PedidosYa” que murió en cumplimiento de sus funciones y en horario laboral, por lo que participará en la marcha su hermana Bárbara, que integra la Red.

Zárate explicó hoy que una segunda asamblea virtual realizada la semana anterior convocó al paro y marcha del viernes y decidió coordinar “los reclamos de los diferentes sectores de la juventud que sufren precarización en sus empleos”.

“La legislación laboral vigente no reconoce a este personal como trabajadores y, desde el inicio del aislamiento social obligatorio, cada uno debe garantizar los materiales sanitarios necesarios para prevenir el contagio”, puntualizó Zárate.

Selma Saeg, trabajadora de call center, expresó que en la marcha también participarán empleados de comidas rápidas, de limpieza, gastronomía, trabajadoras domésticas y de la salud, entre otros, también para exigir que el subsidio de emergencia sea aumentado de los actuales 10 mil a 30 mil pesos”.

Felipe Sánchez, trabajador de Burger King, aseguró que el personal de la actividad percibe “un ingreso de miseria y este mes ni siquiera cobró aún”.

“Tengo un básico de 10 o 16 mil pesos. Depende de la suerte de cada mes y de las horas asignadas. Es preciso que se cumpla en el sector el decreto de prohibición de despidos durante la pandemia y el cobro total de los salarios”, dijo.

La Agrupación de Trabajadores de Reparto (ATR) también parará el viernes entre las 10 y las 16 por elementos de seguridad e higiene, un urgente aumento del 100 por ciento del pago por envío a cargo de las empresas”.