Mirá cuales van camino a ser las “ciudades protegidas” en el territorio bonaerense.

El gobernador Axel Kicillof anunció hoy que 31 distritos de la provincia ya vacunaron a más del 95% de su población y que por eso, a partir de fin de mes, pasarán a denominarse “ciudades protegidas” contra el coronavirus. En esos municipios, comenzó hoy la “vacuna libre” para todos los mayores de 18 años.

“Como producto del avance y del despliegue de la vacunación, hay 31 distritos donde ya se han vacunado más del 95% de todas las personas registradas, lo que representa, además, el 90% de todos los mayores de 18”, anunció en conferencia de prensa el mandatario, quien aclaró que eso fue posible porque se trata de distritos “de baja población” pero también porque “el flujo de vacunas ha sido continuo”.

La lista de los municipios que están a punto de concluir la vacunación de todos los inscriptos está integrada por Alberti, Benito Juárez, Carlos Tejedor, Castelli, Daireaux, Florentino Ameghino, General Alvear, General Arenales, General Guido, General La Madrid, General Las Heras, General Lavalle, General Paz, General Pinto, General Viamonte, Guaminí, Hipólito Yrigoyen, Laprida, Lezama, Monte Hermoso, Pellegrini, Pila, Punta Indio, Rauch, Roque Pérez, Salliquelló, San Cayetano, Suipacha, Tapalqué, Tordillo y Tres Lomas.

En estos distritos, a partir de hoy, todos los mayores de 18 años podrán ir a un vacunatorio a recibir la primera dosis sin solicitar turno previo ni estar anotados en la web “Vacunate”.

“Podría casi decir, terminamos la vacunación en 31 distritos de la provincia de Buenos Aires”, dijo Kicillof, quien remarcó que en 21 días -el lapso necesario para que se generen los anticuerpos por la aplicación de la vacuna- esos municipios pasarán a ser llamados “ciudades protegidas”.

Punta Indio se convirtió hoy en el primer municipio en concluir con la vacunación del 100% de la población anotada. El intendente local Hernán Y Zurieta se sumó a la videoconferencia de Kicillof desde el vacunatorio municipal y celebró ese logro.

“Esto no fue fácil. Tuvimos que pelear contra parte de la comunidad que no quería entendernos y contra algunos opositores que hacían campaña en contra”, señaló el jefe comunal. Y agregó: “Donde antes había centros de internación que nos generaban angustia, hoy hay vacunatorios. Eso demuestra el gran trabajo de articulación. Esas camas de tristeza hoy se transformaron en sillas de alegría”.