El crecimiento de las ventas por Internet durante la pandemia del coronavirus también generó inconvenientes en los usuarios del país. El miércoles se conoció el caso de un hombre que compró unas cámaras de seguridad en La Plata y recibió un ladrillo. Lo hizo viral en su perfil de Facebook con una ironía: “Vamos Argentina”, escribió. No fue la única víctima de este tipo de estafa.

En la misma ciudad, el diario El Día reveló otras dos estafas. Gabriel Makcimovich compró un celular de 30 mil pesos para su hijo y recibió una caja con cremas depiladoras. Ya se comunicó con Mercado Libre, la empresa en la que hizo la operación, y le explicaron que tiene que anular la compra. Otra vecina platense, Silvina, relató algo parecido. Compró una limpiadora a vapor, también por Mercado Libre, y recibió un ladrillo.

A estos casos se suman los envíos que no se producen, con comercios que prometen entrega inmediata pero después la posponen hasta que se termine el aislamiento social. El otro inconveniente se da en los supermercados, que aumentaron muchísimo su venta a través de plataformas digitales, pero muchas veces no tienen el stock para suplir la demanda. Varios clientes se quejaron porque les cobran productos que después no entregan.

En ese contexto, Daniel Duarte, ingeniero informático, habló con AIRE BONAERENSE para explicar cómo evitar ser estafados.

“El mecanismo es muy simple: cuando estamos navegando, hay que ver en la barra de direcciones si el dominio de la tienda coincide con el nombre oficial de la empresa”.

Por otro lado, “verificar que el candadito que aparece antes del http:// sea verde y no rojo ni esté tachado”.

Para comprar en un sitio no tan conocido, “es recomendable hacer el pago en lugares como gateway, como MercadoPago o Paypal donde nosotros nunca ingresamos nuestros datos de crédito o débito. Y si llega a haber alguna estafa en la compra no pueden haber accesos a los datos de la tarjeta”.

Respecto a Mercado Libre, los expertos afirman que varias veces el problema no es de la propia plataforma sino de los vendedores, y en muchas situaciones la responsabilidad directa no es del gigante de las ventas online.

Las compras por Mercado Libre tienen un seguro. Es importante que la gente no confirme que recibió el producto hasta que lo revisen, porque en ese supuesto se activa el seguro de ML y no se le paga al vendedor, reintegrando el dinero al comprador.

Para este tipo de incidentes, como el de envíos con productos que no fueron los pedidos, es fundamental registrar todo.

La empresa no es la que despacha el producto pero si se la podría responsabilizar por no controlar quien da de alta un usuarios y que esa persona no se dedique a ese tipo de maniobras.