El cargo será ocupado por una reconocida dirigente gremial con trayectoria en la militancia feminista.

Por primera vez en la historia, la provincia de Buenos Aires tendrá Ministerio de la Mujer, Políticas de Género y Diversidad Sexual. Estela Díaz, será la titular de la cartera que creará el gobernador electo, Axel Kicillof, quien asumirá este miércoles.

Actualmente, Díaz dirige el Centro de Estudios Mujeres y Trabajos de la Argentina (CEMyT-CTA) e integra el Comité de las Mujeres de la Confederación Sindical Mundial. Además, es docente en la Especialización de género y comunicación de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP.

¿Por qué es importante contar con este ministerio?

El 2019 quedará marcado en los libros escolares como el año en que Argentina sentó las bases para su primer Ministerio de la Mujer, Género y Diversidad.

Ante un bajo presupuesto de $11,36 por mujer para prevenir la violencia machista, los cientos de femicidios ocurridos en la Argentina y brecha salarial por género de 27,5% hasta los 68 crímenes de odio a personas LGBTI en seis meses, es necesario contar con una cartera que se encargue de lleno en luchar, desde adentro, contra la violencia de género.

En la Provincia de Buenos Aires, sólo en 2019 hubo 90 femicidios según el informe dado a conocer en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Contiene la totalidad de casos relevados de asesinatos de mujeres “perpetrados por hombres por razones asociadas con su género, caratuladas como femicidio o por muerte dudosa bajo sospecha de femicidio”.

Dentro de la violencia machista, los crímenes de odio contra travestis y trans aumentan considerablemente, pese a que los medios no lo cuenten. Según los datos del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT, el 65 por ciento de todos los Transodio relacionados con la identidad de género, orientación sexual o expresión de género de las víctimas sucedidos durante el año 2018 fueron hacia personas trans o travestis. “Estos datos no son exactos y únicamente permiten vislumbrar una realidad que es, sin duda, mucho peor de lo que sugieren los números”, aclara el documento de la Defensoría del Público y Federación Argentina LGBT.

La violencia presente en el ámbito laboral

Por otro lado, la brecha salarial por género sigue vigente en todos los ámbitos laborales. La misma ronda el 27%. Esta desigualdad las complica aún más en lograr una pensión por jubilación, ya que nueve de cada diez mujeres están a cargo del trabajo doméstico y no cuenta con ninguna remuneración. A las mujeres les cuesta mucho más conseguir empleo: la tasa de ocupación es del 44 por ciento contra el 64 por ciento de los varones. El trabajo informal entre ellas es el doble que el masculino, y la desocupación es cinco veces mayor.

Los datos son de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Parecen cifras viejas, pero no. “Un futuro del trabajo en el cual las mujeres ya no estén rezagadas con respecto a los hombres puede ser realidad, pero es necesario dar un gran salto, no solo tímidos pasos graduales”, dice este informe publicado por el Día Internacional de la Mujer, que se llama “Un paso decisivo hacia la igualdad de género: Para un mejor futuro del trabajo para todos”.

El informe muestra que en los últimos cinco años, la diferencia entre las tasas de empleo de los hombres y las mujeres no llegó a disminuir ni el dos por ciento. En 2018, las mujeres tenían 26 puntos porcentuales menos de probabilidad de trabajar que los hombres. Y eso que el 70 por ciento de las mujeres ha manifestado su interés en trabajar.

También en la política

La misma Estela Díaz mostró su disconformidad en las últimas elecciones, donde, analizando los datos de todo el territorio nacional, se encontraron con los siguientes resultados: hubo 52 listas que lograron ingresar diputados nacionalesDe ellas fueron encabezadas por varones 43 y sólo 9 por mujeres. Esto nos da un porcentaje aproximado de un 83% de cabeza de lista masculina, una cifra por demás elocuente.

Pese a la reglamentación de la ley de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política, la cual establece que las listas de candidatos que se presenten para las elecciones de legisladores nacionales “deben integrarse ubicando de manera intercalada a mujeres y varones”, no se cumplió.

La conclusión realizada por Díaz, es que “la cultura patriarcal sigue siendo dominante, a pesar de los enormes avances en la presencia femenina en la política. Lo que pone en evidencia que el poder, las roscas y las decisiones de la política no cambiaron significativamente de género. La segunda evidencia nos está demostrando, que con la ley tal cual fue sancionada, no alcanza para cumplir con el laudable y justo objetivo del fifty fifty”.

Sin dudas, es importante contar con este organismo para que se termine, de una vez por todas, las violencias en todos los ámbitos de la vida de las mujeres, trans, travestis, lesbianas, bisexuales y no binaries.