En diálogo con este medio, el referente de la asamblea vecinal El Mondongo, Daniel Domínguez, explicó que “pese a los patrullajes, siguen apareciendo casos de robo en el barrio”.

 

En el día de ayer, un abuelo fue víctima de una violenta entradera en su casa de 120 y 65.

Los delincuentes eran tres y hasta el momento no fueron detenidos. Es la sexta vez que le roban.

“Este chorro me hizo caer al suelo al empujarme con la silla que agarré para tratar de defenderme. Y mientras él se quedó conmigo golpeándome -al punto que recibí varias patadas en la cabeza- y a cada rato aseguraba queme que iba a matarme, los cómplices se encargaron de darme vuelta las dos habitaciones para llevarse todo”, refirió el jubilado.

Hace apenas un mes, los vecinos del barrio tuvieron una reunión con el Ministerio de Seguridad bonaerense en donde les prometieron que iban a reforzar las vigilancias en la zona. Pero los hechos delictivos continúan.

“Estamos cansados. Roban, venden droga, se prostituyen, todo a la luz del día”, expresó Graciela, vecina de El Mondongo.

Lo mismo manifestó Roberto, otro frentista que ve cotidianamente pasar los delincuentes por la puerta de su comercio en la zona de Plaza Matheu: “acá no hay hora para la delincuencia, pero de noche es cuando más suceden los robos. Llamas a la policía y aparecen tarde”.