Fue creado por el ingeniero del Conicet, Carlos Toledo, quien junto a la Municipalidad de La Plata y la empresa de transporte ‘Nueve de Julio’ pudo llevar a cabo el proyecto. Se trata de un sistema que utiliza lámparas de luz ultravioleta para eliminar el virus COVID-19 de las unidades de transporte público de pasajeros.

A través de un trabajo coordinado entre la Comuna y la empresa Nueve de Julio, el ingeniero del CONICET, Carlos Toledo, desarrolló una lámpara germicida de radiación de luz ultravioleta (UV-C), similar a la tecnología utilizada para esterilizar hospitales y quirófanos.

La misma, que permite desinfectar en forma total los habitáculos en un plazo de 2 a 3 minutos, logra así la destrucción de todos los virus y gérmenes. Además, se especificó que la luz ultravioleta está aceptada por la OMS, siendo que además las lámparas están homologadas.

La novedosa tecnología será aplicada como complemento a los protocolos sanitarios que se utilizan para la esterilización total de la cabina del conductor y el resto de los vehículos.

Según se informó, se trata de un novedoso sistema ionizado que se va aplicar en las líneas de transporte público que circulan en la ciudad.

El creador, Carlos Toledo, brindó una entrevista a AIRE BONAERENSE y explicó que “los productos líquidos no llegan a lugares como pasamanos, burletes, ventanillas, etc. y zonas donde se dificulta meter el producto. En cambio, el rayo ultravioleta al ser una emisión de onda corta de luz, ingresa fácilmente a esos lugares y ayudaría de sobremanera a eliminar todos los rastros del virus, bacterias y hongos”.

La idea del novedoso proyecto es “cortar el contagio por contacto”, según contó el ingeniero.

Este sistema no es nuevo: “las aguas envasadas y quirófanos, por ejemplo, son esterilizados con este dispositivo pero con diseños especializados para que funcionen de manera específica”.

Toledo aclaró que esta prueba piloto que se realizó ayer, se utilizó un aparato con pie de apoyo, pero pronto “se va a implementar un robot que va a circular por la unidad y desinfectar de manera automática”.

Además, este programa ya se empezó a implementar recientemente en ciudades con un importante caudal de transporte público como Nueva York.

“Lo habíamos pensado para las oficinas, donde hay mucha circulación de gente y el trabajador está expuesto indudablemente al virus”, sostuvo.

Por ahora, la novedosa tecnología será aplicada como complemento a los protocolos sanitarios que se utilizan para la esterilización total de la cabina del conductor y el resto de los vehículos.

En primera instancia, la prueba piloto abarcará más de 150 unidades de las líneas Oeste, 215, 225, 414, 508, 561 y en los Ramales Este 12 y 13. Las cuáles serán desinfectadas luego de cada jornada de servicio.

“Arrancamos con este línea ya que fueron los únicos que nos dieron bola. Fuimos a muchas otras empresas pero no nos atendieron. También se los ofrecimos a otros intendentes pero no tuvimos respuestas”, reveló Toledo.

Sobre la iniciativa, el Presidente de la compañía Nueve de Julio, Walter Mastropiero, aseguró que “la empresa continúa aportando conceptos para el desarrollo de nuevas medidas preventivas en el transporte público local, con el objetivo de lograr anticiparnos a la pandemia y cubrir las próximas necesidades sanitarias garantizándole la máxima seguridad y protección al vecino de la ciudad”.

Toledo dijo que casa dispositivo cuesta 25 mil pesos. “Necesitamos financiación. Ojalá
el Gobierno provincial nos llame para realizarlo a nivel masivo”.

Cabe destacar que la presentación tuvo lugar en la Terminal operativa de la empresa, ubicada en Av. 131 y 513, y contó con la participación del secretario de Transporte local, Miguel Forte; el secretario de Relaciones Políticas e Institucionales, Fabián Lugli; el subsecretario de Transporte, Adrián Troncoso; y el Jefe de Operaciones y Recursos Humanos de la compañía, Hugo Altamiranda.