Villa Gesell, Mar Chiquita y Monte Hermoso continúan cerrados casi por completo. Pinamar avanza con un protocolo y Mar del Plata estudia alternativas

Los partidos de la Costa Atlántica bonaerense elaboraron distintos mecanismos y protocolos para que los propietarios de inmuebles en las localidades de cada distrito que no sean residentes allí puedan ingresar a sus viviendas, en algunos casos con plazos definidos de permanencia de pocos días para realizar tareas de mantenimiento o reparaciones, y en otros sin un límite de tiempo prefijado.

Los esquemas diseñados contemplan además la posibilidad de fijar residencia, de acuerdo a las excepciones planteadas por la normativa nacional en el marco de las medidas de aislamiento social por el coronavirus, y exigen guardar cuarentena y evitar contacto con otros vecinos, así como información clínica dependiendo del lugar de origen.

Distritos como Pinamar, Mar Chiquita y General Alvarado habilitaron por ejemplo una “Declaración Jurada Sanitaria”, un registro con algunas variaciones en cada caso, para el ingreso y estadía de contribuyentes no residentes y de ciudadanos “con intenciones de establecer residencia efectiva”.

En otros como Mar del Plata, donde la escala es mucho mayor ya que existen más de 110.000 propiedades que pertenecen a ciudadanos de otras localidades, el Ejecutivo local continuaba trabajando en la reglamentación de un esquema de ingresos escalonados que podría ponerse en marcha en las próximas semanas.

En Villa Gesell y el partido de La Costa, en tanto, se habilitaron en los últimos días registros para tramitar permisos online ante el Municipio.

Pinamar puso en marcha a mediados de agosto un sistema que permite tramitar un permiso a través de un número de Whatsapp del Centro de Consultas por Aislamiento, con la documentación requerida adjuntada, y luego las autoridades sanitarias y de seguridad determinan si lo autorizan, teniendo en cuenta además el cuadro sanitario de la ciudad, que la última semana tenía 230 pacientes en tratamiento, tras haber retrocedido a la fase 3 del aislamiento.

Uno de los administradores del nutrido grupo de propietarios no residentes de Villa Gesell se dirigió al intendente de ese distrito, Gustavo Barrera y dijo que “se viene la temporada y parecería que no se enteró, si sigue en su cerrada posición será el creador de la fábrica de pobres más grande de la Costa”.

Mar del Plata, cabecera del partido de General Pueyrredon, presenta una situación distinta respecto de los distritos costeros vecinos, ya que hay 114.000 inmuebles que pertenecen a no residentes, y fuentes municipales informaron que la comuna ultimaba los detalles de un protocolo con un registro para tramitar permisos, que podría entrar en vigencia en los próximos días.

“Tenemos que aplicar un esquema ordenado, con ingresos escalonados, para evitar el impacto que podría tener a nivel sanitario la llegada de muchas personas en pocos días. Para dar una idea, en la ciudad hay 70.000 propiedades de gente del AMBA”, indicó una fuente municipal.

En la reglamentación de la normativa se definirá si el permiso será por 48 horas, en línea con un proyecto aprobado en el Concejo Deliberante, o si será sin un tiempo máximo de estadía, y lo propio ocurrirá respecto de la justificación por parte de los propietarios para acceder y permanecer en sus viviendas, tanto en caso de que arriben solos o con un núcleo familiar.

La aplicación de este protocolo estará condicionada además por la curva de contagios de la ciudad, ya que el promedio de nuevos casos en los primeros días de octubre fue de más de 300.