Este fenómeno invernal que ocurre todos los años limita la investigación científica

En la Isla 25 de Mayo de la Antártida Argentina, se ubica la Base Carlini y anualmente, sus investigadores presentan limitaciones para realizar su labor como consecuencia de un fenómeno invernal. El mismo, congela la superficie del agua frente a la base.

La secretaría de Malvinas Antártida y Atlántico Sur informó a través de un comunicado que “año tras año, en algún momento del invierno, las aguas de caleta Potter, en cuyo margen se encuentra Base Carlini, empiezan a congelarse; estos días conforman el único período en que nuestros científicos interrumpen los monitoreos en las aguas antárticas de la zona, solo quedan algunos sensores sumergidos”.

Como consecuencia de la delgada cobertura de hielo, la navegación se ve imposibilitada como así también el tránsito ya que no posee el suficiente espesor como realizar perforaciones con el grado de seguridad necesario. En este marco, el comunicado amplió: “Son días en los que el océano se vuelve pudoroso frente a la incansable curiosidad de los investigadores, que respetuosos y pacientes, desvían su atención hacia otras tareas y quehaceres”.

Respecto a las investigaciones que se realizan en la base, las más relevantes abarcan la biología costera y terrestre, oceanografía, geología y glaciología. Las mismas, se llevan a cabo ininterrumpidamente desde hace más de veinte años. Su labor ha posibilitado una recopilación de serie de datos e información que poseen de más larga data y completa de la región Antártica.