Mesa judicial contra sindicatos bonaerenses. El entonces  ministro de Trabajo Marcelo Villegas, quedó registrado registrado video promoviendo el armado de causas contra dirigentes gremiales

“Créeme que si yo pudiera tener –y esto te lo voy a desmentir en cualquier parte–, si yo pudiera tener una Gestapo, una fuerza de embestida para terminar con todos los gremios, lo haría”, expresó Villegas, ministro de Trabajo de la exgobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, el 15 de junio de 2017 en una reunión en una sede del Banco Provincia , frente a empresarios de la construcción y junto al exministro de Infraestructura provincial, Roberto Gigante; de Adrián Grassi, ex subsecretario de Justicia de PBA; de Juan Pablo Allan, senador provincial y del intendente de La Plata, Julio Garro.
Los funcionarios macristas le aseguraban a los empresarios que tenían una estrategia coordinada con el Poder Judicial y apoyada por “nación y provincia” para promover una investigación en la que se consiga el enjuiciamiento de varias personas relacionadas con la práctica sindical centralizada en la actividad de la construcción.
La información fue encontrada por la AFI en videos grabados durante el encuentro y forma parte de una denuncia que presentará hoy la interventora del organismo, Cristina Caamaño, ante la justicia federal de la ciudad de  La Plata, para que el juez lleve a cabo una investigación por presunta comisión de un grave delito de acción pública.
En la reunión, de la que además formaron parte Marcelo Jaworski, Director General de COPETRO; Fabián Cusini, constructor y organizador inmobiliario, presidente de AGRINECO; Fernando Sacrachi, Director de ACIP; Guillermo Moretto, Presidente del Colegio de Arquitectos de La Plata, tres personas que aún no pudieron ser indentificadas y otras tres solo mencionadas con el nombre de pila, el entonces ministro de Trabajo bonaerense también detalló que el plan no era solo ir contra los sindicatos, sino también contra los trabajadores públicos: “las leyes son las leyes, tengo que modificar la ley 10.430, sacarles estabilidad a los empleados públicos de la provincia, cosa que por ahí dentro de 100 años un nieto mío lo vea”.
Los videos fueron halladoz por la AFI en un disco rígido, mientras realizaban tareas de mantenimiento. Todavía no se sabe quién los grabó y con qué objetivo.

El mecanismo que Cambiemos tenía pactado con los empresarios y con el Poder Judicial para atacar a los sindicatos y extraerle los derechos a los trabajadores  planificado al detalle. En un principio el modus operandi consistía en que las empresas produjeran tensión con los trabajadores, por ejemplo, quitándoles las viandas, para que el sindicato paralice las obras.

Se deplegó una doble estrategia: primero los empresarios se dirigían al Ministerio de Trabajo al que llevaban notas previamente convenidas, que entregaban en mano a Villegas y luego al Poder Judicial, donde presentaban la denuncia con las palabras “clave” que los funcionarios les decían que incorporen, como “extorsión” y “amenaza”.
“Las notas me las puedan hacer llegar a nombre mío, personal, confidencial, en mano. Avenida 7, las recibe Diego Visilio”, señaló el exministro de Trabajo. Una vez que la causa se inició, el Juez pedía al ministro pruebas y él aportaba todas las notas. Esas operaciones estaban acordadas previamente con el sector judicial. 

Villegas fue el encargado de explicarlo en el encuentro. “Hemos tomado la decisión como gobierno –cuando digo gobierno, digo nacional, provincial y municipal– de comenzar a resolver de forma definitiva la problemática que tenemos en materia de relaciones con la UOCRA”, afirmó y explicó que “el esquema es el siguiente: necesitamos preconstituir una serie de elementos para impulsar una causa judicial. Esa causa judicial se impulsa desde el punto de vista de lo laboral o, más que laboral, desde el punto de vista de las amenazas y todas palabretas. Se impulsa con los testimonios de unas diez personas, que nosotros ya estamos trabajando sobre ellos. Con las presentaciones que ustedes nos hagan como instituciones se le da volumen a una instancia judicial a partir de la cual la fiscal con todo el soporte de la Procuración General tiene que instar medidas para generar más volumen y el juez aprobar esas medidas”.

El exministro aclaró que “hemos chequeado con la Procuración, Fiscalía y con el juez que eso va a funcionar”. Luego resaltó que “hemos tenido el recaudo de tomar como primera medida asegurarnos la cuestión judicial. No estaríamos a este nivel hablando con ustedes como mínimo dos ministros, un vice ministro de Justicia, un senador del gobierno Nacional si no tuviésemos asegurado la cuestión judicial”.

Persecución macrista a los sindicatos

Luego de tres meses de la reunión, el 27 de septiembre, el titular de la Uocra en La Plata, Juan Pablo “Pata” Medina, fue detenido. En esa ocasión las cámaras empresarias salieron públicamente a celebrar lo sucedido. También lo festejó la exgobernadora, María Eugenia Vidal, y el expresidente Mauricio Macri. En sus declaraciones, recurrieron la misma terminología que la que se utilizó en el encuentro: “lo que pasó en La Plata no es un accidente, es parte central por lo que estamos batallando, de los valores que necesitamos instalar en la Argentina. En la Argentina del futuro todos tenemos que trabajar dentro de la ley”, había dicho Macri.

Por su parte, Vidal afirmó que “la amenaza no es el camino, hoy no hay lugar para el apriete; no vamos a convivir con eso, hay una Justicia que no está dispuesta a convivir con eso”. La entonces gobernadora resaltó el rol que jugó el Poder Judicial y lo felicitó por su accionar en la detención del secretario general de la UOCRA: “hay que reconocer el trabajo de la Justicia es este caso. No hay más lugar para las mafias, para la extorsión, en la Provincia”, resaltó.

En ese sentido, los empresarios de la construcción de La Plata, estaban molestos por diversas cuestiones. Se quejaban de un plus que cobraban los trabajadores del sector, por las viandas que recibían, por los “camping” que tenían los sindicatos y por una serie de medidas que tomaban los gremios relacionadas a cuestiones de género, entre otras.
Los funcionarios de Cambiemos les prometían que lo iban a solucionar. Garro, por ejemplo, dijo: “hemos estado en el 2016, 2015, 14, 13, en 400 millones de asados, comidas y de lo único que se hablaba era de esto. ¿Quién va a hacer algo alguna vez? Bueno. Lo estamos haciendo”. Convencido, añadió que “si nosotros no aprovechamos esto ahora es lo peor que puede pasar. En 50, 60 años más no se va a solucionar. El destino, el futuro, nos puso en este lugar. Necesitamos trabajar muy coordinadamente para poner la cara y avanzar garantizándoles, dando la contención que van a necesitar y que nosotros mismos vamos a necesitar”. Por último, subrayó sobre el sentido de la reunión que “hay que hablar claramente con la bala arriba de la mesa y contar lo que nos pasa”.

Los colaboradores de Garro puntualizaron< que “en más de una oportunidad a Julio le tocó ver a tipos llorando que tenían las obras paradas y se estaban por fundir por no poder conciliar con la UOCRA. Se reunió con ellos en calidad institucional, de intendente”. En relación a la pregunta con respecto a los acuerdos con el Poder Judicial, explicaron que “eso en boca de Julio no está y nunca lo va a plantear en esos términos. Él defiende las instituciones y si se tiene que presentar a la Justicia, estará a disposición. No se hizo nada malo, o por lo menos él. Si después el ministro dijo lo que dijo, que se haga responsable”.