El gobernador de la Provincia de Buenos Aires anunció este jueves que será ampliado el sistema de distribución de agua en varias ciudades bonaerenses, en el marco de un proyecto que implicará una inversión de al menos 6.000 millones de pesos y la renovación de 100 kilómetros de cañerías, entre otras tareas.

Kicillof adelantó la puesta en marcha de estas obras durante una visita a Bahía Blanca, donde encabezó un acto en la planta  de la Empresa ABSA, al que asistieron también el funcionario de Infraestructura provincial, Agustín Simone, y el intendente Héctor Gay.

Los trabajos serán llevados adelante por la empresa Aguas Bonaerenses,  en Bahía Blanca y en los partidos de Coronel Rosales y Villarino, con una inversión de algo más de 6.000 millones de pesos, que tendrá aportes de la provincia y un crédito de la Corporación Andina de Fomento.

Según se indicó oficialmente, las obras permitirán mejorar la captación de agua, ampliar el sistema de distribución en forma estratégica para optimizar el abastecimiento en zonas y barrios, la renovación de más de 100 kilómetros de cañería de agua potable y readecuar pozos y estaciones de bombeo pertenecientes a ABSA.

El mandatario provincial detalló que si bien se trata de “obras largas”, su Gobierno decidió encararlas “en un plan de corto, mediano y largo plazo”.

“Esto es lo que estamos haciendo hoy y con la pandemia en el medio; se podrían haber dirigido (esos fondos) a hacer más hospitales, comprar respiradores, pero no, porque no podemos dejar a una región tan estratégica y tan importante como nuestra provincia de nuevo en la frustración”, declaró Kicillof.

Durante su visita a Bahía Blanca, el gobernador además participó de la entrega de patrulleros de la policía bonaerense para la ciudad, entre otras actividades.