El presidente de la Federación de Entidades de Combustibles explicó que “el aumento es muy insignificativo” para el usuario. “Los que salimos perdiendo somos los estacioneros, quienes no podemos afrontar los gastos”, sostuvo.

Julio Cesar Alonso, en diálogo con AIRE BONAERENSE afirmó que “es muy poco lo que aumentó el combustible en estos últimos días, en cuanto al atraso que tenemos que es de seis meses” y aseguró que “al llenar el tanque, el usuario no nota el incremento porque subió sólo entre 13 y 15 centavos”.

En ese sentido, y tras la decisión de YFP de subir sus combustibles pese al congelamiento, Alonso confirmó que “obliga a las demás petroleras a aumentar”.

Ante la consulta, “Chachi” sostuvo que el litro de la nafta debería valer “un 16% más”, es decir que la super pasaría de “$55 a $65”. 

Pero la propuesta de la Federación es recibir algún tipo de ayuda estatal, para poder afrontar los gastos y no salir perdiendo. Por eso, le pidió al Gobierno que  “si no quieren aumentar el combustible, que nos bajen al menos un peso de impuesto por litro a nosotros”.

Por otra parte, Alonso explicó que los estacioneros “no podemos hacer frente a todos los gastos que tiene una estación de servicio”.

El presidente de la Federación de Entidades de Combustibles contó que se encuentranen pie de guerra” con el sindicato de empleados porque al aumento dispuesto por el Gobierno a través de un bono de 3 mil pesos, los salarios quedaron un 16% por debajo de la inflación y que los estacioneros deben pagar de acuerdo a las próximas paritarias del sector. Por ello, Alonso sostuvo que “si no aumentan los combustibles, no vamos a poder pagarlo”.