Carolina Mondino, de 24 años, graduada del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) fue la que creó esta asistencia que funciona a partir de inteligencia artificial y ayudará a los médicos a clasificar los tumores según su peligrosidad

La bioingeniera Carolina Mondino de 24 años egresada del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) desarrolló un algoritmo capaz de ayudar a los médicos y especialistas en la detección de tumores presentes en mamografías y clasificarlos según su severidad a través de tecnología de Inteligencia Artificial (AI).

Al respecto señaló Carolina Mondino: “El objetivo es poder sumar el algoritmo a un software para que los profesionales de la Salud puedan utilizarlo como una herramienta complementaria, que el médico cuente con una segunda opinión basada en la tecnología”. En este marco añadió que la “herramienta fue entrenada con miles de imágenes previamente clasificada por los médicos, a tal punto que hoy la computadora puede diferenciar entre un tumor maligno o benigno”.

Aunque el proyecto se encuentre en fase de investigación, se pretende asegurar su implementación a futuro y seguir mejorándolo. En este sentido, la Mondino aseguró que “a largo plazo, se busca que esta herramienta pueda clasificar lesiones que no son perceptibles al ojo humano”, añadió.

Si bien el cáncer de mama cuando es diagnosticado a tiempo aumenta la probabilidad de sobrevida en hasta un 90% para los siguientes 5 años es fundamental recordar que en Argentina 6.821 mujeres y personas gestantes murieron en el pasado año. En este sentido, esta enfermedad de detección tardía en entre el 10 y el 30% de los casos conlleva a la muerte, por lo que el estudio es de gran relevancia.

En lo que respecta a la modalidad de acción del estudio y a los resultados preliminares, este se basó en estudios que demostraron que a partir de redes neuronales convolucionales (CNN, por sus siglas en inglés), una computadora puede clasificar de forma automática a los tumores en las mamografías según el tipo y la severidad de la lesión, es decir, si son tumores benignos o malignos. En este sentido, para que ello suceda, debe ingresarse la mamografía en el programa y luego este las examinará.

Respecto a los resultados, estos fueron “prometedores ya que se alcanzó el 90% de exactitud, valor que es comparable con las investigaciones publicadas en la actualidad. Incluso, la exactitud obtenida es más alta que algunas de las investigaciones publicadas”, señaló.

Por último, recordamos que es de fundamental importancia que todas las mujeres mayores de 40 años, como lo explica La Organización Mundial de la Salud (OMS), se hagan una mamografía anual para poder diagnosticar el cáncer de mama de forma temprana.