Frente a la crisis interna que atraviesa el Frente de Todos, el economista analizó el impacto de lo que estipuló Cristina Fernández de Kirchner en su carta

Durante la jornada del jueves, la actual vicepresidenta de la nación, Cristina Fernández de Kirchner publicó una polémica carta en la que criticó profundamente las medidas de ajuste que tomó el gobierno mientras que aseguró no haber sugerido la renuncia de Martín Guzmán. En este sentido, el economista Ismael Bermúdez aseveró que “La carta de la vicepresidenta es contradictoria”.

“Toda la cuestión económica, social y financiera es la que hizo estallar al gobierno y eso se manifestó a partir del resultado electoral. No se puede disociar una cosa de la otra. La propia carta que se publica completa en todos los diarios está marcando una diferencia clave que habría existido dentro del gobierno. Está presente por todos lados en esta crisis que todavía no sabemos cuál va a ser su desenlace”, afirmó Bermúdez.

Además añadió que “al no saber cuál  va a ser su desenlace paraliza muchas decisiones que uno debería tomar en materia económica. Eso manifiesta que se mueva el dólar blue, que hay operaciones financieras que distintas empresas”.

Por otro lado, analizó la carta de la vicepresidenta: “Si ella critica la policía económica y dice que durante la pandemia cuando había que auxiliar a los sectores sociales más postergados no se tomaron las medidas e inclusive que hubo un ajuste fiscal, por otro lado dice que respalda al ministro de economía y lo respalda en un momento en el que el ministro manda un proyecto de presupuesto para el año 2022 de características similares a las del año 2021. Yo noto una fuerte contradicción entre lo que escribe la vicepresidente y lo que plantea y después los hechos políticos como son”.

“Lo que quiero ver es a qué acuerdo se va a llegar con el FMI. Los que tenemos unos años más pero no mucho más que el resto, sabe que los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional implicaron siempre políticas en determinada dirección. Entonces si por un lado el presidente y por otro lado la vicepresidenta dicen que no queda otra opción que llegar a un acuerdo con el FMI, ese acuerdo no va a ser gratuito. No va a poner plata en el bolsillo de la gente. Por eso digo que la carta de la vicepresidenta es contradictoria”, concluyó.