Más de 80 brigadistas y dotaciones de bomberos, con el apoyo de 2 aviones, 8 helicópteros y camiones hidrantes, combaten los incendios forestales que azotan desde hace más de 20 días a la zona del Parque Nacional Nahuel Huapi, en Bariloche, y que luego de “días complejos” esperan ahora condiciones meteorológicas más favorables, informaron hoy autoridades nacionales y provinciales.

Para combatir los incendios trabajan de manera articulada, dada su complejidad, los equipos de incendios forestales del sistema nacional y los parques nacionales, junto al Servicio de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales (Splif) de Río Negro y más de 10 dotaciones de bomberos que provienen de distintos puntos de esta provincia.

“Hay un equipo muy fuerte de brigadistas en terreno, con 89 hombres del Estado Nacional y el equipo de Splif, que tiene mucha experiencia y conoce el terreno”, aseguró a Télam el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié.

“Hubo días en que no se pudo trabajar (de manera aérea) básicamente por la dificultad para acceder por los vientos y nubes permanentes, pero cada vez que hubo una ventana de posibilidad de realizar disparos de agua se hizo”, explicó el funcionario, despejando las dudas ante la ausencia de medios aéreos durante determinados días.

La prioridad es “preservar las vidas de las personas que realizan esta tarea” en helicópteros y aviones, manifestó.

Con todo, el ministro resaltó que “los brigadistas estuvieron siempre presentes” en territorio y aclaró que si bien los medios aéreos “son un complemento muy importante”, si no hay “hombres y mujeres brigadistas que estén dando combate al fuego es imposible, un avión no lo apaga”.

Si bien los últimos días estuvieron signados por condiciones climáticas sumamente “complejas” que dificultaron el trabajo, para las próximas horas se esperan precipitaciones en la zona que podrían suponer “un respiro” para que los equipos puedan seguir trabajando.

“En principio las condiciones meteorológicas son alentadoras”, indicó en diálogo con Télam Radio Betiana Minor, ministra de Seguridad y Justicia de Río Negro.

“Lo importante es que tenemos el ingreso de un frente muy frío que va a persistir hasta el fin de semana con la probabilidad de precipitaciones que hasta ahora se sostienen”, precisó y aseguró que “eso daría las condiciones ideales para poder trabajar y avanzar sobre el combate del incendio”.

Asimismo, la funcionaria advirtió que “son condiciones complejas y no podemos aventurarnos, pero sí tenemos una ventana con condiciones meteorológicas que serían muy favorables para el ataque del incendio”.

Por su parte, Victoriano Curuhual, de la Dirección de Incendios de Parque Nacionales, sostuvo “es un día a día porque las condiciones cambian mucho”.

“Las tareas se pusieron más complejas ya que hubo mucho desprendimiento de rocas y caída de árboles”, detalló Curuhual.

Horacio Paradela, intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, coincidió en que éste es un “incendio muy complejo” por presentarse en un “sector de laderas muy escarpadas con mucha carga forestal”.

“Los incendios son parte de la naturaleza y de los procesos ambientales, y tienen que ver con el recambio en los bosques. Pero cuando avanzan a sectores poblados es cuando nos disponemos con todos los recursos para defender esas áreas”, dijo Paradela, quien estimó que ya están afectadas 3.500 hectáreas.

Respecto a posibles evacuaciones de las poblaciones cercanas, las autoridades locales aseguraron que “todo está listo” y que “en caso de ser necesario lo haremos”, pero que “por ahora no fue necesario”.

“Estamos todas las autoridades acá presentes para darles apoyo (a los vecinos)”, dijo la ministra Minor, quien destacó el trabajo de “los equipos de incendios forestales” que se dedicaron a la defensa de las viviendas aledañas mediante medidas preventivas.