Desde las 4 de la madrugada, comenzaron a formarse largas filas frente a los bancos de Quilmes ya que hoy se dispuso su reapertura exclusivamente para la atención de jubilados y beneficiarios de de programas sociales.

En el caso del Supervielle de Alem y San Martín, la postal de esta mañana es similar a la de las habituales fechas de cobro, con adultos mayores que van con su silla para hacer más fácil la espera. Incluso no se está respetando la distancia mínima por la pandemia de coronavirus.

Además, el clima tampoco contribuye a largas esperas y menos desde tan temprano, ya que las bajas temperaturas son propicias para contraer gripes o resfríos.

La apertura se extenderá durante el normal horario bancario, de 10 a 15 horas, y será exclusiva para quienes no cuenten con tarjeta por robo o extravío ya que, de lo contrario, deberán retirar el efectivo a través de los cajeros automáticos, según definió el Banco Central a través de la Comunicación “A” 6949.