El consultor y analista político habló del contexto social de cara a las elecciones primarias y no escatimó en compartir su reflexión respecto de los posibles candidatos y resultados de la PASO

En un profundo análisis el consultor y analista político Gustavo Córdoba reflexionó sobre todas las cuestiones sociales que atraviesan el marco político argentino de cara a las elecciones de octubre. En este sentido, deslizó que existen grandes posibilidades de que la oposición sea la que gane esta contienda. Además, profundizó respecto a la situación en que se encuentran el oficialismo y la oposición, y en los candidatos que ayudan a que su pronóstico se cumpla.

Sobre el contexto social, Córdoba dijo: “La sociedad argentina está mal. Nos vemos como una sociedad agrietada, impaciente, egoísta. E l80% de los argentinos se percibe o percibe a la sociedad de manera negativa. Con emocionalidad negativa (…), aquellos espacios políticos, aquellas dirigencias que acierten a entender este contexto de emocionalidad negativa que tenemos puede tener algún tipo de ventaja”.

En relación a las elecciones aseveró que  “lo que venimos investigando es que difícilmente el gobierno logre tener un escenario electoral favorable. Creemos quizás con mayor posibilidad que habrá un triunfo opositor, prácticamente en todo el país, volumen en todo lo que es la zona centro o la zona núcleo. Hace 16 años exactos que el Kirchnerismo no gana una elección intermedia en la provincia de Buenos Aires. Además, hay que considerar que, en un contexto de restricciones económicas con tanta conflictividad derivada de la pandemia, es muy difícil que los oficialismos (..) hayan sufrido una merma en su caudal electoral bastante importante”.

Asimismo, el analista no dudó en afirmar que “lo razonable sería que ganase la oposición, lo extraordinario sería que ganase el gobierno”. En este sentido indicó que “adentrándonos en los mecanismos del poder, ahí hay dos elecciones distintas, porque si yo fuera el gobierno, me concentraría exclusivamente en cuatro provincias y me olvidaría del resto. Yo trabajaría en Chubut, Santa Fe, Corrientes y Córdoba, porque ahí se eligen senadores. El frente de todos arriesga 16 y tiene 40, puede perder el Cuórum y en términos simbólicos, Cristina Fernández puede perder el poder en el senado”.

Sin embargo, aclaró: “El Frente de Todos con la elección que va a hacer en provincia de Buenos Aires, aun perdiendo, va a obtener los diputados que le faltan para tener mayoría propia en la cámara baja. Ahora perder el control de la Cámara Alta son las peores noticias. Si yo fuera estratega armaría campamento en estas cuatro provincias porque son en la que el frente de todos arriesga muchos senadores”.

Además, habló de Florencio Randazzo y de las complicaciones que su candidatura puede llegar a generar en el resto de los partidos. En este sentido afirmó: “Están presionados por la presencia de Randazzo, que todos tratan de minimizarlo y lo que terminan generando es un volumen aún mayor. Hay una matriz, hoy Randazzo debería preocupar un 60% al Frente de Todos y un 40% a Juntos Por el Cambio. Porque cada diez votantes que Randazzo tiene, seis son del Frente de Todos y cuatro son de Juntos por el cambio”.

Por último, sostuvo que “Randazzo puede no solamente hacer una buena elección, sino duplicar o triplicar la elección en la que compitió cuatro años atrás. Esto daría pie a lo que decía al principio (…), es más probable que gane la oposición al gobierno provincial y nacional a que gane el Oficialismo”.