Así lo manifestó Roberto Cipriano García, secretario de la Comisión Provincial por la Memoria, quien además señaló que “hay que agotar las instancias de negociación”

Roberto Cipriano García, secretario de la Comisión Provincial por la Memoria, se refirió al desalojo en los terrenos de Guernica y dijo que “fue muy violento, no cumplió con los protocolos”. En AIRE BONAERENSE expresó que “cuestionamos no sólo la forma sino el desalojo en sí”

Según contó, “entraron a la madrugada, les cortaron la luz por lo cual el predio estaba a oscuras”. Y agregó que “no fue durante el día” y que “no se permitió que la gente se lleve las cosas”.

“A las 7.30 ya estaba desalojado”, contó Cipriano García, “en ese ingreso al predio hicieron disparos de bala de goma y gas lacrimógeno”.

Además, se refirió a la discusión en torno a la propiedad de los terrenos de Guernica, y dijo que “está en discusión el tema de los títulos” y que “no está en claro lo de los propietarios”.

“Hay que agotar las instancias de negociación”, expresó mientras contó “iban a empezar a irse, estaban dispuestos a firmar un acuerdo”.

A la vez, señaló que “había una presión muy fuerte para que eso se cumpla”, tanto mediática como social, “había una fuerte presión de un grupo de intendentes que no querían que la solución fuera la negociada”.

“Para nosotros deberían haberse agotado más esfuerzo para resolverlo y no con violencia”, dijo Cipriano García, “podrían haber demorado unos días más”.

Además, contó que “había mucha gente pobre, muchas madres, niños, tratando de acceder a un pedazo de tierra para construirse la casita”.

También indicó que “estaría bueno que el fiscal investigue las cuarenta personas que terminaron heridas” y que “el problema es que a veces los fiscales no toman contacto con la realidad”.

Finalmente, señaló que “la imagen de las topadoras tirando las casillas era muy fuerte”