El Secretario del Colegio de Abogados de La Plata se refirió a los casos de los jubilados que mataron a delincuentes y el debate en torno a la legítima defensa

Esta semana fue noticia el caso de un jubilado de 71 años en Quilmes que mató a un ladrón tras sufrir un robo en su propiedad. En las últimas horas también se conoció un caso similar con un hombre de 81 años en Mar del Plata.

Al respecto, e intentando hacer un análisis del clima social que vive el país frente a la inseguridad, el abogado Pablo Grillo Ciochini, Secretario del Colegio de Abogados de La Plata, habló en AIRE BONAERENSE.

“En muchos aspectos se descree de la justicia”, opina el letrado, “en muchos aspectos injustamente, porque lo que vemos en la tele, están hablando de un grupo de jueces específicos, no de todas las juezas y jueces del país, entonces cuando generalizamos me parece que traspolamos la opinión que podemos tener sobre un grupo específico ultra politizado a un montón de gente que trabaja y que no está en esas posiciones”.

Por otra parte, Grillo Ciochini explica que “la idea de legítima defensa supone que no puedo hacer un planteo a la justicia ni pedirle a alguien que me ayude”. En el caso de los jubilados, “aparentemente estas personas estaban solas. Después habrá que ver qué pasó concretamente en los hechos”, sostiene.

También explica que “la legítima defensa supone una agresión ilegítima” y aclara “que ingresen a tu casa a robarte es una agresión ilegítima, y se supone que yo utilizo un medio proporcional para repelerla”.

“Eso del medio proporcional hay que verlo en cada caso”, aclara el abogado. “Ahora bien, en este caso (el del jubilado de Quilmes) está en discusión si esa fuerza que usó el dueño de casa la usó para repeler la agresión o cuando ya había terminado, para castigar esa agresión”.

“Una cosa es que yo utilice esa fuerza para contrarrestar la agresión que vos me estás haciendo, y otra cosa es que yo utilice la fuerza para castigar lo que vos me hiciste una vez que ya el robo había terminado”, explica Grillo Ciochini.

Si bien aún no es claro si el jubilado actuó con exceso de legítima defensa, el letrado expresó que “si los disparos fueron adentro podría ser repeler la agresión, y eso podría ser legítima defensa, si los disparos fueron afuera la agresión ya había terminado”.

“Otra cosa que hay que aclarar”, sostiene el abogado, “es que no se juzga qué tan buena persona era el jubilado atacado o qué tan mala persona era el atacante. Se juzga este hecho puntual”.