Se trata de Nicolás Giménez, profesor de atletismo perteneciente a la Secretaria de Deportes de la Comuna, quien está acusado de presunto abuso sexual. Fue apartado de su cargo en las últimas horas. Tras radicar la denuncia penal, las victimas sufren el hostigamiento y amenazas de muerte por parte del implicado. 

Un entrenador de atletismo de La Patriada, el polideportivo municipal ubicado en el barrio Santa Rosa, fue denunciado en la Comisaría Primera de Florencio Varela por abusar sexualmente de varias jóvenes que fueron sus alumnas en el año 2018. Tras la difusión del caso, el profesor identificado como Nicolás Giménez fue desplazado de su cargo en la Secretaria de Deportes Municipal y está siendo investigado por la justicia.

Según relató S. A., una de las denunciantes que se animó a contar, Giménez abusó sexualmente cuando ella tenía 16 años. Ahora, sufre amenazas de muerte y teme por su vida.

“No nos callamos más”: la historia en primera persona

A fines de Junio del 2018, estaba corriendo en la plaza de la municipalidad de Florencio Varela, acompañada de mi Papá y mi hermano. Una chica se acercó a mi y me dijo si quería correr para el club donde ella corría, a lo que yo le respondí que sí y me presento al profesor Nicolás Giménez, quien me dijo que tenía estado físico y condiciones para correr. En eso paso hablar con mi Papá y le comento que quería que corra para MFV, mi papá le contesto que sí que no había ningún problema. Al otro día fui a entrenar a la Patriada, donde me comentó un poco más el ámbito del atletismo y me dijo que para poder correr torneos tenía que estar federada. Me llevo unas semanas federarme ya que no era fácil.

La primera semana entrenando con Nicolás Giménez era muy respetuoso conmigo, pero tenía algunas actitudes que no me gustaban. A la semana mi novio me acompañaba a los entrenamientos. El primer día, Nicolás no me dijo nada, y a día siguiente me pidió que no lo lleve más a los entrenamientos, que a partir de ese día me olvidé de tener novio y que me enfocara en entrenar. Yo le respondí que mi novio me acompañaba por el simple hecho de que ya era tarde y no quería volverme sola a casa. Él me respondió que no hacía falta llevar a mi novio, que después de los entrenamientos me iba a llevar el a mi casa, yo le respondí que no; y ahí quedo ese tema.

Llegué a mi casa y le comento a mi mamá lo que había pasado, y a mi mamá no le gusto nada. Al día siguiente mi mamá me acompañó al entrenamiento y habló con Nicolás del tema a lo que le respondió que estando mi novio ahí yo me desconcentraba y él no quería que yo me desconcentre, que hay se iba a entrenar y nada más. Mi mamá le dijo que yo tenía que ir acompañada y que al él no le tiene que importar con quien iba. Mi mamá me empezó a acompañar en los entrenamientos a partir de ese día, me dejaba y me iba a buscar. A todo esto Nicolás me dijo de mala manera que yo ya estaba demasiado grande para estar acompañada, que ya me tenía que independizar, que me olvide que tenia madre, padre, y hermanos.

A todo esto yo no sabia que responderle; solo lo escuché. En cada entrenamiento, a veces cuando trotábamos juntos me decía que era muy linda, a veces me pegaba una palmada en la cola, o la pierna. Yo le puse un punto, le dijo que él era mi profesor y yo su alumna que no se pase. Después de eso me invitó a la casa, y yo le respondí que no. Él me seguía insistiendo, yo le dije que no, que no me moleste. Me mandaba mensajes, diciéndome, “linda”, “hermosa”, “bombón” yo lo dejaba en visto, nunca le contestaba. A todo esto él estaba molesto conmigo porque yo no le seguía el juego, en los entrenamientos entrenamientos, me hablaba mal, si llegaba tarde me hacía hacer flexiones de brazos, o me hacía correr de más. Se acercaba un torneo, y el me dijo que no iba a correr por no aceptar cosas que el me pedía.

El 1 de septiembre se hizo el torneo en el Cenard. Ese día tenía que ir a entrenar, ya que Nicolás no me permitió correr. Cuando llegamos, me cambié y me fui a la pista, estaba con mis compañeros pero me dijo que la entrada en calor no la haga en la pista, sino la pirámide con él. Primero me mandó a mi y atrás mío venía él. Cuando llegamos a la pirámide, me paro y me dijo que se quería sacar una foto conmigo. Acto seguido me toca la cola, me da un beso y me aprieta contra él. Yo reacciono y le digo, “¿que te pasa?”. Pero sigue abusando de mi. Después me hizo lo que quiso. Me paso toda su lengua por mi cara, cuello y me quiso hacer que le toque su parte íntima. Yo me negué, me da vuelta y me pone su mano en mi boca y me dijo que me calle, me dijo “que ganas de cogerte toda” yo le dije q me suelte pero me dijo que si yo hablaba iba perder todo, hasta mis ganas de vivir, que no iba a correr mas. Me quiso bajar el pantalón, lo empujé para atrás y me fui corriendo al baño.

CUANDO ME PASO ESTO YO TENÍA 16 AÑOS.

Cuando llegue al baño me puse a llorar, no sabía que hacer, me sentía sola. Salí del baño y fui a la pista a buscar mis cosas, y estaba mi compañera, y le conté todo a ella. Y ella me dijo que le había pasó algo parecido. Agarro mis cosas y le dije a él, que me quería ir a mi casa, el me responde, viniste conmigo y te vas conmigo.

Llego la hora que nos teníamos que ir, cuando estábamos en la parada, por tomar el colectivo me dijo que me siente con el. Él se sentó conmigo y me taladró la cabeza todo el viaje. Llegué a mi casa y me fui a costar, no le conté nada a mi mamá porque me tenía amenazada.

El domingo a la noche me mando un mensaje diciéndome que mañana vaya a entrenar si falta. Yo fui, me preguntó si le había contado a alguien lo que había pasado y le dije que no. Me dijo que mientras me mantenga así, callada, las cosas iban a ir bien.

En esas semanas me volvió loca, me hacía quedar hasta tarde, sabiendo que yo tenía que estar en mi casa a tal hora. Cuando estábamos en la parada esperando el colectivo en el se sienta, y me hace sentar arriba de él y yo no quise. Me dijo venís acá o sino vas a ver las consecuencias. Justo vino el colectivo me subí y él se subió conmigo, ese día me dijo que me vaya con él a su casa, le dije que no porque mi mamá me estaba esperando en la parada. Me dijo esta pasa pero mañana venís le dije que si, a partir de ese día no quise ir más a entrenar, al día siguiente me mandaba mensajes, porque no iba a entrenar y demás, no fui una semana entera a entrenar, a mi mamá le parecía raro que no vaya.

Pasó el finde y fui a entrenar, ese día tenía que hacer gimnasio, él me respondió de manera humillante (adelante de mis compañeros): “no, no vas hacer lo que queres. No viniste en toda la semana a entrenar. Así no vas a llegar a ningún lado, vos sin mi no vas a ser nadie, dedícate a estudiar nomas, y olvídate de correr”.

Me fui a mi casa y llorando le conté todo a mi mamá. A lo que mi mamá quiere ir a denunciarlo y yo le dije que no, porque me tenía amenazada. Mi mamá fue igual a hacer la denuncia, fuimos las dos ese mismo día. Pasaron días.

Yo deje de correr. No tuve contención de nadie ni de Sebastian Sidra, el coordinador del polideportivo, ni de nadie. Enfrenté todo sola y con ayuda del psicólogo. Nicolás había puesto encontra a los chicos y les dijo que yo era una loca y una puta, que estaba mintiendo. Y los chicos creyeron más en la palabra de el que en la mía.

Pasaron 3 meses. A pesar de lo que había pasado yo quería seguir corriendo, quería cumplir mis sueños.

En marzo 2019 fui a Villa Domínico, hablé con Julio César y le comenté todo lo que había pasado con Nicolás. Él me apoyó en ese momento, empecé a correr en Domínico, me hice el pase y empecé ahí, súper contenta. Empecé a correr mis carreras, gané, bajé marca, me fue muy bien. Hasta que en Mayo lo vi a Nicolás en la pista, entrenando con los chicos, ese día me paralizó, lo veía y me daba miedo, me vuelvo a mi casa, no entrené.

Me seguía cruzando a Nicolás y yo seguía con miedo. “Te dije que te quedes callada, la que termino perdiendo fuiste vos, te quedaste sin correr, no se porque me denunciaste si te gustaba”, me dijo un día.

Después me lo crucé muchas veces en torneos y él seguía a cargo de menores.

“Vas a terminar muerta”

El pasado martes, a las 15 horas, me llegó un mensaje diciendo: “A vos principalmente, a vos pedazo de puta, por joderme la vida de la manera que lo hiciste. Tanto te costaba mantener la boca cerrada. Ahora te voy a joder la vida a vos de la misma manera que vos y R. lo hicieron”.

Y las amenazas continúan: “Vas a terminar muerta. Yo te hubiera violado y te dejaría alejado de todo para violarte todos los días y cobrar para que te violen pero bueno por lo menos tuviste suerte y te toco un chabon que solo te acosó y agradece que solo te hizo eso y no lo que yo te hubiese hecho”.