Thiago “K1ng” Lapp, el chico de Tigre que el último fin de semana ganó 900 mil dólares en el Mundial de Fortnite finalmente deberá dejar parte de su premio en las arcas de AFIP. El titular del organismo, Leandro Cuccioli, indicó que la mayor parte de la tributación tendrá lugar en los Estados Unidos y una última fracción en Argentina.

Cuccioli explicó que la AFIP revisó el reglamento del Mundial de Fortnite y halló que una de las cláusulas establece que los ganadores de premios monetarios deben pagar un impuesto a los ingresos en ese país.

En los Estados Unidos, los individuos pagan una tasa máxima de 30%, que en este caso sería que la que le correspondería abonar al gamer argentino. Y la AFIP, en todo caso, solo podría retener un 5% adicional porque el régimen de impuesto a las Ganancias tiene una alícuota máxima de 35%. Si lo hiciera por un porcentaje mayor incurriría en doble imposición.

Luego de la consagración del adolescente se originó un debate, principalmente en las redes acerca de si debía tributar, ya que se trataba de un premio y de un menor. Finalmente, Lapp deberá pagar.