Así lo manifestó la diputada provincial de Frente de Todos, Susana González, quien sostuvo que los involucrados “no tienen ni siquiera empatía por sus familias”

El pasado fin de semana se conoció la realización de una fiesta clandestina en pleno aislamiento social, preventivo y obligatorio. Tuvo lugar en una cervecería de la ciudad de La Plata con 60 personas que fueron demoradas.

Al respecto, Susana González, diputada provincial de Frente de Todos, habló en AIRE BONAERENSE y sostuvo que los involucrados “son unos irresponsables de mierda”.

Luego agregó que “uno no puede entender que, con lo que está viendo día a día y esta curva ascendente de casos, las muertes que está produciendo este virus que no tiene cura, que una empresa haga una fiesta clandestina”.

Para la diputada, “la Municipalidad de La Plata debería clausurar definitivamente” los locales que llevan adelante este tipo de eventos.

En ese sentido, si bien reconoció que en el caso de los jóvenes la responsabilidad civil “recae sobre los guardianes que son los padres, pero no la responsabilidad penal”.

“Esos 60 chicos”, expresó la diputada, “tal vez mañana sean 60 respiradores que nos quitan a nosotros los que estamos todos los días guardándonos en nuestras casas, a nuestros hijos que están encerrados hace cuatro meses con angustias porque no los dejamos juntarse con nadie”.

En ese sentido explicó que “el proceso de clausurar las fiestas es muy difícil porque, además se da en el marco de propiedades privadas donde los municipios no tienen poder de policía para poder allanar, donde, al no ser un delito, la fiscal no te da la clausura o el allanamiento por necesidad y urgencias”.

González lamentó y repudió el hecho y dijo que los jóvenes “no tienen ni siquiera empatía por sus familias”.

Finalmente reflexionó que “una vez que esta enfermedad te atraviesa, el destino es muy sombrío porque termina con la muerte de las personas”.